Varios barrios del oeste porteño padecen la falta de energía eléctrica

Se va la luz. Vuelve la luz, pero con poca “fuerza”. Vuelve a cortarse. ¡Bien! Volvió la luz, esta vez, con “todo” (así lo marca el estabilizador, que debe ser bueno, porque todavía no se quemó “gracias” a los cortes). Es una postal argentina de las últimas décadas. Desde Alfonsín -y sus cortes programados- hasta acá (pasando por el gigantesco corte en pleno Enero menemista, que afectó a media Ciudad durante varios días) los habitantes de este bendito país seguimos padeciendo la imprevisión de los que deberían planificar… y no lo hacen. Mientras nos quejamos por la falta de energía, en las casas de electrodomésticos se siguen vendiendo equipos de aire acondicionado (ilusos…).

 

La Presidente Cristina y el Ministro que debiera planificar la provisión de electricidad, Julio De Vido.

La Presidente Cristina y el Ministro que debiera planificar -entre otras cosas- la provisión de electricidad, Julio de Vido.

 

Floresta, Monte Castro, Villa Luro, Flores, Caballito, Villa Crespo… La lista sigue. Media Buenos Aires padece la falta de energía eléctrica.

Fue terrible caminar, durante la noche del Lunes, por Rivadavia a la altura de la Plaza Flores: ¡una boca de lobo, sólo iluminada por las luces de los autos! A la inseguridad, hay que sumarle los problemas de nuestros ancianos que viven en edificios, sólos, de nuestros enfermos, que ante la falta de luz empiezan a carecer de lo más elemental: el agua.

¿Qué hizo el gobierno nacional ante la emergencia? Blanqueó la carencia. A su manera, claro: “La posibilidad de cortes de energías se va a ampliar porque hay mayor consumo”, declaró el máximo responsable del área energética desde hace 10 años, Julio De Vido.

Es decir, no es un problema, es una solución.

Pregunto: ¿Antes de sumergirnos en el paraíso K que es el “modelo” y su política de impulsar el consumo, ¿No debieron prever que había que contar con muuuuucha electiricidad, para que las industrias puedan trabajar, y que esos señores que en las casas de electrodomésticos se desesperan por llevarse equipos de aire acondicionado, puedan usarlos, llegado el momento?

Responde el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich: “Cuando la temperatura supera los 32 grados promedio, durante varios días consecutivos, el sistema (eléctrico) entra en tensión”. Okey, la culpa es del clima. Pero Capitanich siguió hablando. Y…

Respecto de la falta de luz en muchos barrios de la Ciudad y el Conurbano, Capitanich dijo que “las empresas distribuidoras de energía deben invertir para garantizar el suministro a los consumidores”.

Sí, también los hermanos Cirigliano debieron haber invertido en el tren Sarmiento… Con los resultados nefastos que conocemos todos, y que costaron muchas vidas.

 

Sí, también los hermanos Cirigliano debieron haber invertido en el tren Sarmiento… Con los resultados nefastos que conocemos todos, y que costaron muchas vidas.

 

Pienso que un país serio, planifica sus necesidades en la medida de lo posible. Que si bien como también dijo Capitanich  “en los últimos diez años el sistema energético creció en 10.000 megavatios de inversión”, indudablemente, no alcanzaron.

¿Cómo vamos a pasar el verano, sumidos en el terreno de la imprevisión?

¿Por qué sigue en su cargo el Ministro de Planificación -Sr. De Vido-, si evidentemente no planificó? ¿Para qué fomentar el modelo “consumista” si no se puede consumir (luz, en este caso)?

¿Y el ENRE, para qué sirve, si no garantiza que realicen inversiones para mejorar el servicio las empresas que tienen el monopolio-mala palabra que, en este caso, a los K nunca les molestó- de la distribución domiciliaria de energía eléctrica?

¿Y el Congreso? ¿Y las comisiones que deberían estar estudiando cómo mejorar el sistema eléctrico en la Argentina? CERRADO POR VACACIONES…

¿Y la Justicia? PREPARÁNDOSE PARA IRSE DE FERIA…

El castillo de naipes se cae, y los que nos jodemos somos los mismos de siempre.

Algo vamos a tener que hacer.

Entre todos los que queremos con el alma a este País, a esta Ciudad, a estos Barrios.

Pero ahora los dejo, me voy a comprar velas.

 

Por Claudio Serrentino

Fotos: Infobae, minplan.gob.ar