En su resumen anual, el Presidente de la Comuna 10 se adjudica obras que él no concretó (las Comunas no pueden construir escuelas ni hospitales)

El “saludo de fin de año” del Presidente de la Comuna 10, Agustín Ferrari, confirma lo que dijera públicamente en la reunión con el Consejo Consultivo: que en la Comuna no hay gobierno colegiado. Se adjudica obras que realizó el gobierno central, e incluye la construcción de una escuela que fue largamente reclamada por los vecinos. Detalla los números de las podas y extracciones, pero no habla de otras obligaciones de su Comuna: veredas, baches, luminarias y relaciones institucionales, están ausentes en su resumen anual.

 

Agustín Ferrari, en ocasión de explicar ante la prensa "otra guerra", la del 12 de Diciembre de 2011.

Agustín Ferrari, Presidente de la Comuna 10.

 

Lejos de desmentir aquello que afirmó durante la reunión con el Consejo Consultivo Comunal -“la Junta Comunal no es un órgano colegiado”, violando la Constitución de la Ciudad y la ley 1.777-, el Presidente de la Comuna 10 Agustín Ferrari dió a conocer vía boletín electrónico, un resumen del año 2013.

Ya en el comienzo, hace hincapié en “el trabajo diario que llevamos junto a Uds. (se supone que habla de los vecinos), mi equipo y el Personal de la Comuna” (¿y los otros seis miembros de la Junta Comunal?).

Es más: el detalle de las obras que figuran, distan mucho de haber sido propuestas y definidas en la Comuna.

Habla de “la remodelación y puesta en valor” de los espacios verdes Paseo de Versailles, Plazoleta Calderón de la Barca, Plaza Ciudad de Banff y Plaza de la Victoria. Es imposible que las obras en estos lugares de esparcimiento haya sido encarada por la Comuna 10, por dos razones: la primera, la más obvia, es que no cuenta con presupuesto para hacerlo. La segunda… ¡que el gobierno central recién inició la transferencia de algunos espacios verdes el 4 de Septiembre de 2013, según dice el decreto 371!

El siguiente título insiste en adjudicarse logros que no le pertenecen. Dice: “Llevamos adelante las siguientes obras”. Y detalla:

Modernización y reparación de la sala de guardia del Hospital Velez Sarsfield; construcción del nuevo edificio de la escuela “Prefectura Naval Argentina” y de la escuela infantil Nº 4; Remodelación de la escuela “Rumania”; recuperación de ex predio Agrocom destinado a espacio verde y de recreación.

Por supuesto que estas obras son bienvenidas: ¿quién puede oponerse a las mejoras en hospitales y escuelas, o a que haya más centros educativos? El problema es que no pueden ni deben imputarse a la gestión de Agustín Ferrari

Por supuesto que estas obras son bienvenidas: ¿quién puede oponerse a las mejoras en hospitales y escuelas, o a que haya más centros educativos?

El problema es que no pueden ni deben imputarse a la gestión de Agustín Ferrari: ni la modernización de la sala de guardia (corresponde al Ministerio de Salud), ni la construcción y remodelación de escuelas (es área del Ministerio de Educación), y ni siquiera la recuperación del ex predio Agrocom, están dentro de las competencias de las Comunas (ese terreno pertenece al Instituto de Vivienda de la Ciudad).

Quizás, la más grave de estas “obras” que se adjudica el Presidente de la Comuna 10, pero que la Comuna 10 no realizó (porque no le corresponde, insisto), sea la del nuevo edificio de la escuela “Prefectura Naval Argentina”, un viejo reclamo vecinal que data de más de 60 años, y que pudo realizarse gracias a la presión ejercida por la comunidad del barrio de Villa Real. Para más datos, los Juntistas que participaron en la última etapa de reclamos fueron los de la oposición (Farías, Salama, Lopes).

Sobre el predio ex Agrocom, el Jefe de Gabinete porteño Rodríguez Larreta vino a Villa Real y se sacó la foto junto a Ferrari y los vecinos, pero no hay ninguna norma que avale que el pedido de los vecinos se haga realidad.

Recién en el último párrafo, Ferrari hace referencia a un área que le corresponden a la Comuna: “realizamos 7.000 podas, 150 cortes de raíces y 400 extracciones. Recientemente plantamos 300 ejemplares entre jacarandá, tilo y lapacho rosado”.

Está muy bien que informe de la labor realizada. Pero nada dice de otras áreas de competencia exclusiva de la Comuna: ¿cuántas veredas se repararon? ¿Y los baches de las calles? ¿Y las luminarias? ¿Cómo está la relación entre la Junta Comunal y las instituciones vecinales? ¿Y con el Consejo Consultivo?

En el cierre de su resumen, sostiene Ferrari: “teniendo la convicción de que nuestra Comuna, la 10, es de los vecinos, y juntos seguiremos trabajando para mejorarla”.

Después de leer esta nota, saque Usted sus propias conclusiones.

 

Por Claudio Serrentino

Foto: La Bocina