Disfrazados con pelucas, quisieron robar el banco de Rivadavia y Carrasco: agarraron a dos, y a uno lo están buscando

Dos delincuentes armados, vestidos de traje y con peluca, asaltaron hoy una sucursal del banco Santander Río del barrio porteño de Vélez Sarsfield, aunque fueron detenidos antes de que pisaran la vereda, informaron fuentes policiales.

 

El Secretario de Seguridad Sergio Berni se hizo presente en el banco.

El Secretario de Seguridad Sergio Berni se hizo presente en el banco.

 

El secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni, dijo a Télam que hace un mes que trabajaban para detener a esta banda que, se sospecha, cometió otros asaltos a bancos.

Los delincuentes, finalmente detenidos, contaron con la colaboración de un tercer cómplice, que aguardaba a sus compañeros en el exterior en un auto particular, aunque alcanzó a escapar del lugar y era buscado intensamente en los alrededores.

 

Los delincuentes, finalmente detenidos, contaron con la colaboración de un tercer cómplice, que aguardaba a sus compañeros en el exterior en un auto particular, aunque alcanzó a escapar del lugar y era buscado intensamente en los alrededores.

El hecho ocurrió hoy alrededor de las 11, en la sucursal del Santander Rio ubicada en avenida Rivadavia al 8700, casi esquina Carrasco, donde los dos ladrones ingresaron, se acercaron al vigilador privado del banco y, bajo la amenaza de dispararle, lo golpearon con la culata del arma en la cabeza y lo redujeron.

Según informaron los voceros consultados, los delincuentes se dirigieron a la línea de cajas, ordenaron a los empleados que les entregaran el dinero en efectivo que había y se aprestaron para salir, tan sólo momentos después de ingresar.

Sin embargo, de acuerdo con lo relatado a Télam por el ministro de Seguridad, dos efectivos policiales asignados a la custodia de la cuadra observaron el auto que los esperaba en la puerta del banco y sospecharon que se trataba de una banda de asaltantes de bancos buscada en la zona.

“Se trataba de una situación similar a la que se veía en los videos (de las cámaras de seguridad de robos anteriores), así que pusieron en marcha el protocolo”, dijo Berni, quien agregó que los policías vieron que “los individuos estaban robando a mano armada y esperaron a que se alejaran de la línea de donde estaban los clientes”.

Luego de pedir refuerzos, los uniformados esperaron el momento oportuno para actuar sin poner en riesgo a los presentes en el banco, cuando notaron que los delincuentes colocaban un paquete con cables de colores que simulaba ser un explosivo y se dirigían a la salida.

“La estaban poniendo (la falsa bomba) y les cayó la policía. Estaban saliendo, se les abalanzaron encima y en una lucha cuerpo a cuerpo pudieron detenerlos para evitar que haya un tiroteo dentro del banco”, relató el secretario de Seguridad.

Uno de los ladrones fue apresado en la zona de cajeros automáticos y el restante fue atrapado en la puerta de salida, luego de lo cual se evacuó el banco y se convocó a los especialistas en explosivos del cuerpo de Bomberos de la PFA, quienes constataron que se trataba de un artefacto inofensivo.

La policía secuestró un revólver, el dinero sustraído, las pelucas con las que estaban disfrazados los delincuentes y el falso explosivo, en tanto que el cómplice que los esperaba en un auto en la vereda escapó y era buscado intensamente en las proximidades.

“Hace un mes que venimos trabajando para poder dar con esta banda”, aseguró Berni, quien destacó que los investigadores creen que los detenidos serían los autores de otros robos a bancos en los que repetían el mismo modus operandi: entraban y salían en pocos minutos y dejaban explosivos falsos para amedrentar a los empleados.

Intervinieron en el hecho los efectivos de la comisaría 40ma. porteña, con jurisdicción en la zona.

 

Fuente y fotos: Télam