Donde debería estar el nuevo edificio de la escuela “Jorge Donn” (Villa Luro), pretendieron instalar aulas container: la comunidad educativa lo impidió

El Lunes 17 de Febrero fue un día agitado en las escuelas de cerámica “Fernando Arranz” y de danzas “Jorge Donn”, del barrio de Villa Luro. Con topadoras, intentaron derribar la puerta para instalar, en el predio de Lope de Vega y Murature, aulas containers. La comunidad educativa se opuso, porque ese predio está destinado -según el Plan “Catalinas”- al nuevo edificio de la escuela de Danzas, que debió inaugurarse en 2012, y para el cual, todavía, no colocaron ni un ladrillo.

Alumnos de las escuelas "Fernando Arranz" y "Jorde Donn", de Villa Luro.

Alumnos de las escuelas “Fernando Arranz” y “Jorde Donn”, de Villa Luro.

Cuando se corrió el rumor de la instalación de las aulas container, los padres, docentes y alumnos se autoconvocaron por las redes sociales: “Ante la inminente instalación de aulas modulares para un jardín de infantes en el predio de la calle Murature, se convoca a toda la comunidad de la escuela de cerámica “Fernando Arranz” a reunirse el Lunes 17 de Febrero a las 9.30, para unirse a la comunidad de Danzas, en un abrazo simbólico en defensa de ambas escuelas”.

Ese predio está destinado -según el Plan “Catalinas”- al nuevo edificio de la escuela de Danzas, que debió inaugurarse en 2012, y para el cual, todavía, no colocaron ni un ladrillo.

“Danzas” es la escuela de Danzas “Jorge Donn”, que funciona en el mismo edificio que la escuela de cerámica.

El Sábado anterior al “abrazo”, se habían convocado a una reunión organizativa, porque ya tenían la certeza que llegaban las topadoras.

El terreno en cuestión, que durante años estuvo usurpado y se usó como cancha de fútbol, está destinado a construir el edificio propio de la escuela de Danzas: según el plan “Catalinas”, el edificio debió terminarse a fines de 2012. Las obras ni siquiera empezaron.

En la marcha estuvo presente el legislador porteño Alejandro Bodart, quien declaró: “La falta de vacantes no puede ser una escusa para apropiarse de un terreno que desde hace años esta adjudicado para construir una nueva Escuela de Danzas. Esta es otra avivada del macrismo, en este caso contra las escuelas publicas de la rama artística. Encima pretenden poner allí aulas containers”.

Por Claudio Serrentino

Foto: Escuela “Jorge Donn”