Las aulas containers tienen otro problema: cuestan el doble que las de material

La fabricación de aulas de material cuesta alrededor de 350.000 pesos, casi menos de la mitad que el precio publicado en los pliegos de licitación de las aulas “container” que intenta instalar el Gobierno porteño como respuesta a la falta de vacantes en la Capital Federal, denunció la legisladora porteña, María Rosa Muiños.

Una de las "aulas container" presentadas por el gobierno porteño.

Una de las “aulas container” presentadas por el gobierno porteño.

Un estudio realizado por los asesores de la legisladora del Frente Para la Victoria María Rosa Muiños, tomando los índices publicados del valor de la construcción por metro cuadrado para el mes de Enero, que oscila entre los 7.000 y 10.000 pesos, se define que el precio promedio de un aula de material es de 350.000 pesos.

De acuerdo al pliego de licitación de los “equipamientos modulares”, estos tienen aproximadamente 45 metros cuadrados, y cuestan 650.000 pesos, que incluyen la instalación eléctrica, desagües, aire acondicionado, aislación de lana de roca mineral, ventanas con doble vidrio hermético y percianas de PVC.

El metro cuadrado de la construcción contempla la mano de obra, materiales necesarios como ladrillos, cementos, electricidad, terminaciones de plomería, según definieron desde el despacho de Muiños, en donde establecieron un precio promedio de $8.000 para realizar la medición.

A través de una licitación millonaria, compraron módulos de durlock y chapa a precios altísimos por metro cuadrado, comparado con la construcción tradicional

La legisladora Muiños denunció el “problema histórico” por la falta de vacantes y criticó que “se necesitó de esta inscripción online para salir a contratar en una licitación millonaria, módulos de durlock y chapa a precios altísimos por metro cuadrado, comparado con la construcción tradicional, para resolver esta deficiencia que data de años”.

La instalación de las aulas container en distintos puntos de la ciudad generó en el último mes el rechazo generalizado de la comunidad educativa, especialmente de los padres, docentes y vecinos, quienes impidieron la colocación de las construcciones con diversas protestas.

La negativa de los padres impidió instalar las aulas en el jardín “Granaderos” del barrio de Palermo -Libertador 4953- y en el complejo que integran los jardines 5 y 9 y la primaria 23 en el Bajo Flores, en donde un padre metió sus pies en el cemento para impedir que avance la construcción.

Además, en el barrio de La Boca, padres de alumnos del jardín de infantes N° 7 “Casa Amarilla”, ubicado en Palos y Blanes, bloquearon la instalación de aulas container.

También hubo protestas de vecinos en un predio en Ciudad Oculta, en donde hace dos años el Gobierno porteño prometió un polo educativo pero sólo se construyó, hace menos de una semana, el playón de cemento para instalar las “aulas container”.

Fuente y foto: Télam

A %d blogueros les gusta esto: