Primer día de clases en la Ciudad: aulas superpobladas o semivacías, chicos de otros barrios, y padres gestionando vacantes con los supervisores

Mientras en las escuelas públicas de la zona sur de la Ciudad, entre el 30 y el 40 por ciento de los chicos tuvieron su vacante mal asignada, en los establecimientos de la zona norte, como Palermo o Belgrano, había escuelas con aulas semivacías, informaron fuentes sindicales.

El primer día de clases fue complicado para alumnos, padres y maestros.

El primer día de clases fue complicado para alumnos, padres y maestros en las escuelas públicas de la Ciudad.

El panorama fue bien distinto en el sur de la ciudad que en el norte o en barrios como Caballito, ya que en distritos como Soldati o Lugano “los padres fueron a la madrugada a la escuela pese a que no había vacantes para sus hijos para ver si el supervisor podía gestionar el ingreso”, dijo a Télam Ana Ríos, secretaría de UTE.

En este sentido relató que “había filas de hasta 30 personas en las oficinas de los supervisores de la zona sur, quienes entregaban números de atención para la semana que viene, es decir que ese chico hasta la semana entrante no va a tener clases”.

En distritos como Soldati o Lugano “los padres fueron a la madrugada a la escuela pese a que no había vacantes para sus hijos para ver si el supervisor podía gestionar el ingreso”, dijo a Télam Ana Ríos, secretaría de UTE

En cambio, en escuelas de barrios de la zona norte como Palermo o Belgrano, “de 12 vacantes ya asignadas concurrieron a clase seis chicos y los padres mencionaron que habían preferido mandarlos a una escuela privada cansados de reclamar por una vacante en el sistema público”.

Ríos destacó que “fueron los supervisores, acompañados de directivos y docentes, los que se encargaron de solucionar lo más que pudieron los problemas mas urgentes de padres que le habían quitado la vacante para sus hijos y el sistema de inscripción on line lo enviaba a un estableciniento a 40 cuadras de su domicilio”.

En barrios como Caballito, incluso, “un grupo de padres comenzó a reclamar ante los directivos que gente de otros barrios ingresaba a una escuela cuando los chicos de la zona no podían entrar”.

Ríos detalló que los listados con los alumnos de cada escuela fueron enviados “el viernes pasado a última hora y los docentes, directivos y supervisores, luego de que la ciudad les comunicara el descuento por los dos días de paro, fueron los encargados de atender los reclamos de la gente por la mala aplicación del sistema `on line`”.

La sindicalista destacó, además, que “en escuelas de barrios donde habita gente de clase media había aulas superpobladas en los turnos mañana y semivacías a la tarde, cuando esto el año pasado no sucedía”, e indicó que lo “más terrible es que el macrismo logró transferir chicos que asistían al sistema educativo público al privado con la aplicación de este nuevo método de inscripción”.

Ríos contó además el caso de un padre que luego de haber hecho todos los reclamos correspondientes en el verano, “le asignan una vacante en un colegio pero, cuando ingresa al aula junto a su hijo y se presenta a la maestra encargada del curso, la directora le comunica que su hijo no tenía vacante en esa escuela”.

Fuente y foto: Télam.