Chicos con autismo aprendieron a andar en skate en Mataderos

Un grupo de padres de chicos con autismo, nucleados en `Autismo Sport`, junto con la Asociación de Skaters Argentinos, realizaron una exhibición de este deporte en el skatepark del barrio porteño de Mataderos.

Aprender a trasladarse y a sentir el cuerpo, es fundamental para los chicos con autismo.

Aprender a trasladarse y a sentir el cuerpo, es fundamental para los chicos con autismo.

Una decena de niños disfrutaron de la capacitación que realizaron los skaters sobre “posiciones básicas, cómo subirse arriba de la tabla, empezar a trasladarse y sentir el cuerpo que es lo principal, porque es lo que a ellos tanto los ayuda”, explicó Gabriel Benítez, presidente de la Asociación Nacional de Skateboard.

Benítez agregó que “la convocatoria se abrió por iniciativa de `Autismo Sport`, siguiendo una tendencia internacional de estudios que demuestra que los chicos con autismo reaccionan muy bien con este tipo de deportes como el surf, el snowboard y el sky, y lo que se está haciendo ahora es continuar con esa tendencia” mediante la práctica del skateboarding.

El evento se realizó en el skatepark de Mataderos, en Lisandro de la Torre y avenida Directorio, espacio cedido por la Asociación de Mataderos de Skate; y estuvo enmarcado en la próxima conmemoración del Día Internacional para Concientizar sobre el Autismo, que será el 2 de abril y se celebrará tres días después, en Plaza de Mayo, bajo la consigna “Hablemos de Autismo”.

Los niños, vistiendo remeras de “Autismo Sport”, rodilleras, coderas, cascos y patinetas que creaban una paleta de colores en el skatepark, fueron acompañados por sus padres y profesionales de skateboarding mientras comenzaban a deslizarse por la pista por primera vez.

Algunos, los más grandes, se animaban a lanzarse solos y subir algunos centímetros una rampa, mientras los miembros de la Asociación de Skateboarding los guiaban para deslizarse y realizar el deporte correctamente.

“Es una evento que hacemos ad honorem junto con profesionales de skateboarding para que papás y chicos, en un espacio público, puedan realizar estas actividades”, sostuvo Javier Sary, director de Autismo Sport.

Sary explicó que “las personas con autismo pueden realizar todos los deportes que requieran del uso de la capacidad propioceptiva del equilibrio, que es lo que disfrutan”, como el skateboarding.

El autismo “es un trastorno cognitivo que puede derivar en problemas en el lenguaje o en el vínculo social”, y a través de esta actividad “queremos que los papás y los chicos puedan salir a un espacio público, puedan tener vinculación con semejantes y conformar vínculos afectivos desde lo social”.

Uno de ellos, de 10 años, se subió cuidadoso a su patineta del Hombre Araña, en compañía de su mamá, quien lo animó a deslizarse unos centímetros ante el susto inicial.

Subió y no volvió a bajarse: con entusiasmo, se deslizó unos dos metros por el skatepark en compañía de los jovenes profesionales que lo alentaban.

Luego adquirió velocidad hasta subirse, con la ayuda de su mamá, en una de las rampas más altas: “¡Fui más alto!” exclamó, con la piel colorada por el calor de la mañana y de la alegría que lo convocaba.

Fuente y foto: Télam