Espacios para la Memoria de la Ciudad: Pérez Esquivel pide a los legisladores que reflexionen sobre el pacto PRO – K

El Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, envió una carta a todos los legisladores porteños haciendo un “llamado a una profunda reflexión” sobre el acuerdo del PRO y el FPV, expresado en los proyectos enviados por Macri a la Legislatura, que tienen como objetivo disolver el Instituto Espacio para la Memoria (Ex Esma), el cual administra todos los centros clandestinos de detención de la Ciudad.

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, contra el pacto PRO-K por los centros clandestinos de detención.

El Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, contra el pacto PRO-K por los centros clandestinos de detención.

Este es el texto completo de la carta abierta:

Sras. y Sres. Legisladores de la Ciudad de Buenos Aires

Reciban el fraterno saludo de Paz y Bien

Esta carta abierta es para hacerles un llamado a una profunda reflexión sobre el proyecto de ley de disolución del Instituto Espacio para la Memoria (IEM) que el Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires elevó a la Legislatura el día 3 de Abril del 2014 (Exp. 639-J-2014) junto al de aprobación del convenio firmado con el Gobierno Nacional (Exp. 638-J-2014).

La tentativa de derogación de la Ley N° 961 de creación del IEM, aprobada por la Legislatura en el año 2002 por unanimidad, no es casual ni aislada. Debemos analizarla en el marco de la negociación del Poder Ejecutivo del la Ciudad con el Ejecutivo Nacional que tomó forma en el Convenio por el cual la CABA le cede en usufructo por 30 años todos los inmuebles de la Ciudad en los que funcionaron centros clandestinos de detención y exterminio durante el período de terrorismo de Estado implementado por la última dictadura cívico-militar. Este intento tiene fuertes connotaciones políticas que conjugan el erróneo deseo de una de las partes, de apropiación de esos espacios de memoria, con la de la otra que nunca tuvo interés en los mismos y siempre incumplió la efectivización de las partidas presupuestarias votadas por ustedes destinadas a su preservación.

Ambos gobiernos actuaron con absoluto sigilo en la negociación de ese convenio, para presentarlo como un hecho consumado, sin la más mínima consulta, diálogo e información al IEM ni a los organismos de derechos humanos

Ambos gobiernos actuaron con absoluto sigilo en la negociación de ese convenio, para presentarlo como un hecho consumado, sin la más mínima consulta, diálogo e información al IEM ni a los organismos de derechos humanos, que luchamos por su creación como ente autónomo y autárquico, para preservar la memoria como política de Estado, evitando su sometimiento a intereses partidarios y a los cambios de la conducción gubernamental.

Corresponde alertar sobre la contradicción entre el intento de disolución del IEM y el convenio que el Jefe de Gobierno mantuvo en secreto durante 80 días, cuya cláusula sexta establece que el Instituto Espacio para la Memoria “tendrá su sede” en el Edificio “Pabellón Central (4 Columnas)” de la ex ESMA.

La contradicción se acentúa porque el Convenio original celebrado entre ambos gobiernos el 20 de Noviembre de 2007, y aprobado por las leyes Nacional Nº 26.415 y la Nº 2599 de la C.A.B.A, por las cuales se creó el ENTE PUBLICO “ESPACIO PARA LA MEMORIA, PROMOCION Y DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS”, en el predio de la ex ESMA, establece que ”El GCBA delega su representación en el INSTITUTO ESPACIO PARA LA MEMORIA” y que la “Dirección será en toda oportunidad conjunta y no se podrán tomar decisiones “en forma indistinta por parte de cada uno de sus integrantes”.

Se trata de una delegación fijada en la ley que no puede ser modificada por una norma jurídica inferior (decreto, resolución, etc). El sentido de esta disposición, resultado de largos debates, fue precisamente que un organismo, cuya autonomía, autarquía y composición plural de su Consejo Directivo, garantizaran la continuidad de una política de Estado superadora de sectarismos, apetencias partidarias y de cambios, incluso contradictorios, provocados por cualquier gobierno futuro de la Nación o de la C.A.B.A.

La decisión de disolver el IEM, altera entonces las bases mismas del Convenio, violando la esencia de los objetivos originales y desbaratando la década de trabajo y dedicación de los miembros de su Consejo Directivo, quienes como militantes y ad honorem, aportamos a la construcción de los espacios de memoria de la C.A.B.A, generando condiciones adecuadas de información, estudio e investigación sobre las violaciones de los derechos humanos durante el terrorismo de Estado de la dictadura militar.

Sobre esto también nos preocupa la irresponsabilidad y el autoritarismo con que actúan funcionarios de los dos gobiernos, que al parecer arman “listas negras” de trabajadores, quienes serían despedidos como represalia por defender la línea de trabajo del IEM y su subsistencia.

El Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, nunca se interesó en profundizar la política de derechos humanos, en contraste incluso con algunos de los legisladores de su mismo partido.

Confiamos en que los/las legisladores/as, releyendo la Ley N° 961, y las actas taquigráficas del debate parlamentario, con independencia de su pertenencia partidaria, actúen con dignidad y conciencia crítica, privilegiando los valores fundamentales de la democracia, por encima de la “obediencia debida”, que tanto daño le hizo a nuestro pueblo, y voten el rechazo del proyecto.

Les reitero mis saludos de Paz y Bien

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz
Presidente del Servicio Paz y Justicia