Juntistas defienden el patrimonio histórico de la ex fábrica de vinagres Hüser, de Monte Castro

La ex fábrica de vinagres “Hüser” fue protegida por una Resolución. Pero una Disposición autorizó que allí se construyan edificios. Juntistas del FPV de la Comuna 10 denuncian el caso, y los problemas de infraestructura que podrían generar las torres. Ferrari negó un permiso.

El nuevo proyecto inmobiliario puede colapsar los servicios públicos, denuncian los Juntistas Farías y Salama.

La ex fábrica de vinagres “Hüser”, de Mercedes entre Santo Tomé y Arregui, hace muchos años que está abandonada. Los vecinos padecieron el vacío que dejó la fábrica, ya que allí se ocultaban delincuentes para acechar a sus víctimas o esconderse; algunos usaban el lugar para drogarse.

Hace unos meses, cambió el panorama: pusieron marquesinas de propaganda. Y hace poco, en la esquina de Mercedes y Arregui, una inmobiliaria instaló una oficina desde la que puede verse una maqueta con varias torres: es el proyecto que pretenden construir en la ex fábrica de vinagres.

Los Juntistas del Frente para la Victoria de la Comuna 10 tomaron nota de la cuestión, y denuncian que “en 2012, por Resolución N° 268/SECPLAN/12, el edificio fue incorporado con carácter preventivo al Catálogo de Inmuebles Patrimoniales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con nivel de protección cautelar”.

La idea de esa catalogación es preservar el patrimonio urbano como soporte físico de la identidad de la comunidad, sustento de la memoria colectiva y su traspaso a las futuras generaciones.

Pero el 27 de Noviembre de 2014, una Disposición (la 2150/DGIUR/14) choca de lleno contra la Resolución, ya que dispone la factibiliad de un proyecto de obras de “ampliación, modificación, demolición parcial y puesta en valor” de la ex fábrica Hüser.

Esa disposición destina el predio a “vivienda multifamiliar, estudios profesionales y garage”, “ignorando la catalogación e introduciendo modificaciones sustantivas al paisaje urbano y afectando al medio ambiente”, dicen Leonardo Farías y Cynthia Salama, Juntistas del FPV.

Ellos sostienen que “la construcción de torres mantendrían, a lo sumo, la fachada de la fábrica como puerta de entrada a la edificación, pero significarían un impacto estrepitoso en el barrio y en la comunidad”.

Aseguran que “según relevamientos de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, en el caso de la construcción edilicia no es menor la afectación de los perfiles urbanos, la eliminación de visuales, la pérdida de luz solar, la imposibilidad de la circulación de aire, etc. Pero también la afectación de los desagües cloacales, el suministro de agua corriente, la red de alimentación eléctrica, la red de circulación vial, los espacios verdes de uso público, las escuelas y colegios, los servicios de salud, etc.”.

A los vecinos linderos a la ex fábrica de vinagre no les molesta el proyecto porque “están cansados de los hechos de inseguridad que se viven en la cuadra”. Los Juntistas aseguran que “es nuestra voluntad atender todas las problemáticas que en esa manzana se suscitan, pero en función de propuestas que contribuyan a la seguridad, el buen uso del espacio público, el paisaje urbanístico y la historia del barrio y de cientos de trabajadores que por allí han pasado, y contribuido a la Industria Nacional”.

También aclaran que “no queremos mantener el edificio de la ex fábrica Hüser sin darle uso. El edificio debe mantenerse, pues si proyecto de uso no sirve, sólo acelera su caída a pedazos. Pero un inmueble catalogado como patrimonio histórico no puede ser demolido en casi su totalidad para que sea la fachada de entrada a unas torres a las que muy poca gente con historia en el barrio pueda acceder. Tenemos propuestas, podemos discutirlas, pero sobre todo, podemos intercambiar ideas con los vecinos para generar proyectos que constituyan un beneficio para la comunidad”.

Mientras tomaban estado público las acciones de los Juntistas del FPV de la Comuna 10, la empresa que encara el proyecto inmobiliario no perdió tiempo, y se presentó en la Sede Comunal para pedirle una autorización firmada por el Presidente de la Comuna, Agustín Ferrari. Ferrari no accedió al pedido.

Claudio Serrentino

Fotos: pensandolabronca.blogspot.com – Juntista Leonardo Farías

A %d blogueros les gusta esto: