No sólo el agua y el fuego castigan: también, la indiferencia; ¿cómo ayudar?

También te podría gustar...