El Presidente de la Comuna (que no va por la reelección) reparte volantes mucho más grandes que los del precandidato de su lista

En plena campaña electoral, el Presidente de la Junta Comunal 10 Agustín Ferrari mandó a repartir volantes con su foto abrazando al Jefe de Gabinete, que incluye un resumen de su gestión. El tamaño de la propaganda es notoriamente más grande que el de los candidatos locales de la lista de Horacio Rodríguez Larreta. Ferrari no participará en las PASO del 26 de Abril, pero su esposa va en el puesto 2.

Una hoja A4 para el Presidente saliente, un volante chiquito para los precandidatos a sucederlo.

Una hoja A4 para el Presidente saliente, un volante chiquito para los precandidatos a sucederlo.

La política tiene estas curiosidades, que a veces, no son tales, sino definiciones políticas… o algo así. En todo caso, cada uno tiene algo para decir. En esta ocasion, lo dijeron a través de volantes.

Mientras Horacio Rodríguez Larreta fogonea a sus precandidatos para integrar la Junta Comunal 10 con un volante de 13,7 cm por 13,7 cm a todo color en papel ilustración, el Presidente saliente Agustín Ferrari hace lo propio, pero con uno que lo triplica en tamaño: es una hoja A4. La gran pregunta es: ¿por qué hace propaganda el Presidente Comunal, si no es precandidato?

El mensaje electoral de “Horacio” tiene, en una cara, la foto del precandidato a Jefe de Gobierno rodeado de María Eugenia Vidal y Diego Santilli. Del otro lado, dos fotos: la más importante difunde la cara del primer precandidato a integrar la Junta Comunal, Daniel D’ippolito, al lado de Rodríguez Larreta. En otra foto, más abajo, aparecen los siete precandidatos más los tres suplentes. Con “Horacio”, por supuesto.

El texto propagandístico es genérico: “Un equipo de 3 millones de vecinos”, dice al frente; y al dorso, el remate es “queremos seguir escuchándote a vos y a cada vecino, para seguir construyendo una Ciudad en la que todos podamos vivir mejor”.

En la lista de Rodríguez Larreta, una sola Juntista va por la reelección: Teresa Fernández. Los otros Juntistas del PRO quedaron afuera: el propio Ferrari, Diana Patané y Osvaldo Vega, que iba a ir por la lista de Michetti y al final quedó afuera.

El primer precandidato, D’ippolito, trabaja como Subsecretario en la Legislatura porteña. En el caso que esta lista del PRO venza en la interna y luego en la general, ¿Cambiará D’ippolito la Subsecretaría por un cargo a nivel local, o su candidatura será “testimonial”?

Si D’ippolito renunciara, quedaría como Presidente de la Junta Comunal María Teresa Poquet, que va en el puesto 2. Poquet es la esposa de Ferrari, y según testimonios de los Juntistas de la oposición, actualmente es la verdadera “jefa”.

El asunto es que, al mismo tiempo que se repartían los volantes con la foto de los precandidatos de “Horacio”, Ferrari mandó a hacer lo propio con su hoja A4. Ambos cometieron un error común a muchos partidos políticos: no los entregaron en “mano”, estaban tirados por las veredas de la Comuna.

En una especie de resumen de gestión, Ferrari empieza contando que “vivo en el barrio desde que nací, soy socio vitalicio de All Boys” y “gracias al apoyo de los vecinos soy el Presidente de la Junta Comunal 10”.

Luego empieza a detallar los escollos: “tuve que lidiar con un edificio disfuncional, servicios poco eficientes, prácticas arraigadas de varios años”.

¿Cuál fue la manera de enfrentar estos escollos, según Ferrari? “Junto con mi equipo trabajamos muy duro para mejorar la atención al vecino, sanear los servicios desconcentrados, gestionar medidas concretas en cada barrio con un solo objetivo, acercar la Comuna al barrio, al vecino, a vos”.

En ese primer párrafo queda definido el concepto de gestión comunal que llevó adelante Agustín Ferrari: ignoró olímpicamente lo que ordena la Ley 1.777 en su artículo 19: “El gobierno de las Comunas es ejercido por un órgano colegiado, integrado por siete (7) miembros”.

Como en ocasiones anteriores, el Presidente de la Comuna 10 se arroga logros que no le pertenecen

Durante estos cuatro años, gobernó con su “equipo”, no con los otros seis integrantes de la Junta Comunal, que también fueron elegidos “gracias al apoyo de los vecinos”.

Como en ocasiones anteriores, el Presidente Comunal se arroga logros que no le pertenecen: la recuperación del predio “Ex Agrocom” fue una lucha vecinal de muchos años, al igual que la construcción del nuevo edificio de la “Escuela Naval Argentina”. La remodelación de la pérgola de Versailles no está terminada. La remodelación de la Plaza “Ciudad de Banff” se concluyó por presión de los vecinos, después de que los juegos para niños estuvieran cerrados durante varios meses.

Cuando habla de “records” en poda y en veredas, no se sabe con qué estadística los compara. La iluminación LED “en toda la Comuna” es una obra del gobierno central.

Luego, dice que “junto con Horacio Rodríguez Larreta tenemos muchos proyectos para continuar esta gestión, te cuento algunos” (¿quiere adjudicarse logros futuros?): y sólo tira títulos (ni hablar de consensuarlos con los vecinos… participación cero), como el “Hospital Verde”, “Remodelación de la actual sede Comunal” (¿dejará de ser “disfuncional”, como dijo el propio Ferrari unos párrafos más arriba?). Pero un par de renglones después promete “Construcción de nueva Sede Comunal en el Bajo Autopista” (¿y para qué remodelan la actual, entonces?).

El remate: “Hoy la Comuna 10 está entre las mejores de la ciudad”

Sin palabras.

Claudio Serrentino

Foto: La Bocina