Denuncian que fue un caso de “gatillo fácil” el del joven baleado por la Metropolitana

El joven que fue baleado por un Policía de la Metropolitana fue sometido a una traqueotomía y deben operarlo de médula. Mientras los vecinos denuncian “gatillo fácil” y Legisladores porteños piden informes a la Ciudad, PROCUVIN calificó al hecho como “violencia institucional”, pero para la Vicejefa Vidal fue un hecho de “violencia de género”.

La situación parece ser confusa de acuerdo a cómo la plantean los grandes medios. Pero para los vecinos, no: la noche después en que el policía le disparó tres veces a Lucas Cabello (hiriéndolo en la pera, el brazo y un testículo), salieron a manifestarse contra el “gatillo fácil” de la Policía Metropolitana.

Los movileros aprovecharon la campaña electoral para preguntarle al -todavía- Jefe de Gobierno y candidato presidencial, Mauricio Macri sobre este lamentable episodio. Pero no contestó él, sino la flamante Gobernadora María Eugenia Vidal: “Se le había dado un botón antipánico a la pareja de esta persona y se agregó una consigna policial, para otorgarle protección a la mujer. Ella salió de su casa gritando, con el dato de que había denunciado que su pareja la había amenazado de muerte, y el agente le dio a él la voz de alto, pero (el muchacho) no atendió el pedido y ahí se generó la reacción de la policía.

Pero el titular de la Procuración contra la Violencia Institucional (Procuvin), Miguel Ángel Palazzani, sostiene otra versión: esa explicación no tiene nada que ver con la realidad, ya que la consiga de la policía estaba ahí por un problema de vecinos, dos mujeres, con las que Lucas no tenía nada que ver. Correr el foco discursivo es justificar un gravísimo caso de violencia institucional”.

Según Palazzani, las denuncias de jóvenes contra la Policía Metropolitana “han venido creciendo en los últimos años en la zona sur de la Ciudad”, en particular en la Comuna 4, que concentra el 90% de las presentaciones por agresiones y torturas.

Los legisladores Paula Penacca, José Cruz Campagnoli y Pablo Ferreyra (del interbloque FPV) exigieron al gobierno porteño que “implemente las medidas necesarias para el esclarecimiento del hecho” ante la afirmación de testigos quienes “desmienten que se trate de un enfrentamiento” entre el joven baleado y el agente, y aseguran que “Lucas no estaba cometiendo ningún delito”.

Lucas Cabello sigue internado en el Hospital Argerich. Le hicieron una traqueotomía y deben operarlo de médula.

Seguramente, no habrá repreguntas para Macri y Vidal.

Claudio Serrentino

Foto: Télam


A %d blogueros les gusta esto: