El traumático paso de la Secundaria a la Universidad

Atados al mundo digital que les impide expresar la idea de un texto, la pérdida del grupo social de pertenencia, la ausencia de una orientación definida y las nuevas formas de estudio, son algunas de las dificultades que muestran los alumnos del nivel medio previo a su pasaje a la Universidad, donde tres de cada diez estudiantes abandonan sus carreras en el primer año.

25-facultad

Docentes de nivel medio de escuelas públicas y privadas llegaron a esas conclusiones durante el Congreso “Interfaces”, organizado por la Universidad de Palermo, que los reunió para conocer y debatir sus experiencias en el aula respecto a las herramientas que utilizan para fortalecer los conocimientos de los alumnos y mejorar de esta forma el pasaje a la universidad.

Los maestros de escuelas privadas hicieron hincapié en los temores ante la pérdidas del grupo social de pertenencia y aseguraron que “en lo académico están bastante preparados” para el pasaje a la universidad, aunque reconocieron que la comprensión de texto “es una falencia importante a raíz de la falta de entrenamiento por su apego al mundo digital”.

Los docentes de escuelas públicas identificaron, además, la desorientación de los estudiantes a la hora de elegir una carrera, los temores ante las nuevas formas de estudio que representa ingresar a la universidad y la necesidad de que el secundario “tenga su impronta y su peso propio”.

Luciana, profesora y tutora de inglés en la Northfield School de Escobar, destacó que a los estudiantes “les cuesta identificar esas áreas de interés por las cuales podrían elegir una carrera y esto no lo logran hasta el final del secundario, por lo que se desarrollan tutorías y visitas a universidades para descubrir sus intereses”.

Precisó que el mayor temor “pasa por la parte social ya que en lo académico se sienten bastante preparados” y destacó que deben “integrarse a un nuevo grupo y dejar el que tienen, donde se sienten seguros. Muchos de ellos deben mudarse y dejar a su familia para estar más cerca de la universidad”.

María Laura, también profesora del mismo colegio, aseveró que hay que darles a los chicos “las herramientas necesarias para moverse en un mundo que cambia en forma constante. A veces preparamos a los chicos para carreras que ni siquiera existen hoy”.

Les cuesta mucho la comprensión de textos, tienen dificultades en entender y después expresar lo que leen, dijo la docente y reflexionó: “Ellos están en un mundo diferente al que nosotros estábamos cuando aprendimos y no están entrenados para leer el texto de un libro, comprenderlo y luego expresarlo.

Indicó que frente a esta realidad “los docentes tenemos que adaptarnos, tenemos que mostrarles lo bueno de nuestra educación y enseñarlo de una manera que les resulte atractiva para que se enganchen.

Consideró que la educación en la Argentina “está un poco atrás de los cambios que hay en el mundo, hay que actualizar las políticas educativas, los contenidos, para preparar mejor a los chicos ante la nueva realidad que les toca vivir. Su conexión constante con el mundo a veces no se ve reflejada en las cosas que tienen que hacer en el colegio.

En tanto, Andrea Sosa, profesora de matemática y física del Liceo 1 de la Ciudad de Buenos Aires, destacó que “los chicos en cuarto año no saben lo que quieren seguir, hacia fin de quinto se perfilan algunos intereses pero desde la escuela les decimos que prueben y si hay una carrera que no les gusta cambien, hay muchas carreras que no son universitarias o también pueden trabajar de lo que les guste”.

La docente destacó que muchos de los alumnos que ingresan a la universidad “vuelven para que les expliquemos ya que no se acostumbran a la forma de estudio” y aseguró: “La enseñanza media debería tener su propia impronta, su propio peso, ya que es uno de los niveles más importantes de la enseñanza, y no debe ser sólo el pasaje a la universidad”.

“Nos esta costando mucha solucionar algunas falencias que vienen de la primaria, queremos que la secundaria sea utilizada para comprender los contenidos y que los ayude para otros pasos, luego la facultad verá que es lo que puede hacer. Los chicos tienen que salir preparados para enfrentar problemas que les puedan surgir, dijo Sosa.

Manifestó además que la incorporación de tecnología en las aulas “ayuda pero los docentes debemos entender que es sólo una herramienta que nos facilita acercarnos a los alumnos y que genera un entorno mas colaborativo”.

Añadió también que “depende además del entusiasmo que tienen los docentes por cambiar e incorporar la tecnología, es una nueva forma de pensar en dar las clases, hay algunos los más antiguos que ya la están incorporando y les está empezando a cambiar la cabeza”.

Por su parte, Gustavo Cocuza, docente de informática de la escuela Rodolfo Walsh, dijo que “los chicos que tenemos consideramos que no son nativos digitales y en la escuela aprenden esa herramienta, hasta la semana pasada les estuvimos explicando la diferencia entre copiar y pegar y eso que son chicos que tienen del Estado las netbooks del Plan Sarmiento.

Precisó que pese a que tienen estas computadoras “la informática no se ve trasladada a sus conocimientos rutinarios y habituales” y explicó que la enseñanza de informática “debe ser incorporada como un espacio curricular propio y no asociada a la enseñanza de las TIC”.

Fuente: Télam

Foto: Gesbi