Productores en quiebra, pueblo que busca frutas gratis, gobernantes que quieren que arranque el fútbol de una buena vez

Triste escena en la Plaza de Mayo: protesta de los productores de Río Negro que, en lugar de tirar la fruta a la basura, la repartieron entre la gente que se acercó a Plaza de Mayo. Largas filas, mientras el gobierno no dió respuestas pero sí apuró el regreso del fútbol. La ridícula chicana de Cristina.

24-manzana

La realidad es triste y siempre supera a la ficción: no es lo mismo ver a un actor hacerse el muerto, a que alguien, efectivamente, se muera. Por más realista que parezca.

La Plaza de Mayo fue el escenario de un acto muy triste y lastimosamente real. Fue muy triste observar a los productores regalar el producto de su trabajo. Fue muy triste, también, ver la cantidad de gente agolpada para retirar gratuitamente dos, tres, cinco manzanas o peras.

Los productores del alto valle del Río Negro se quejan del bajísimo precio que se paga por su trabajo: “Al productor un kilo de pera o manzana le cuesta $4,50 y lo que percibe, en promedio, es de $2,80 por kilo en pera y $3 en manzana. Lo ideal sería que la renta fuera del 20%, entonces al costo de producción de $4,50 se le sumaría una renta de $1,50, lo que daría un precio de $6. Lo que nosotros queremos es por lo menos recuperar el costo”, declaró Jorge Figueroa, el presidente de la Federación de Productores de Frutas de Río Negro y Neuquén.

“Queremos que el Gobierno se ponga a trabajar en políticas activas, regionales, de largo aliento, que den sustentabilidad y previsibilidad a la producción ya que somos grandes generadores de trabajo”, pidió Figueroa, a escasos metros de la Casa Rosada.

Lo curioso es que en Balcarce 50 piensan lo mismo. O al menos, es lo que declararon distintos funcionarios de altísimo nivel del gobierno nacional, desde el Presidente Macri hasta el Ministro del Interior Octavio Frigerio.

Al asumir el gobierno, Cambiemos destacó la necesidad de “hacer crecer las economías regionales”. Una de las primeras medidas fue quitar y/o reducir las retenciones al campo. La protesta indica que esa medida no benefició a los productores frutihortícolas.

Antes, durante, y después de la protesta, no hubo noticias de que el reclamo haya tenido algún eco. Los productores frutihortícolas esperaron en vano algún gesto por parte de los funcionarios.

Pese a lo que se supone, los productores no embistieron contra la cadena de comercialización: “No cargamos contra la cadena de valor”, sino que abogó a que se “regule” ya que “el productor pierde y el consumidor paga mucho y en el medio está la voracidad fiscal”. Es decir, el Estado recauda más con el impuesto, que el productor con su trabajo… Todo al revés.

Los productores del sur argentino repartieron 10 toneladas de peras y manzanas entre los cientos de vecinos porteños y del conurbano bonaerense que se acercaron a la Plaza. La larga fila provocó que la fruta gratis se agotara en media hora.

Para el gobierno, lo fundamental era que el fútbol inicie su temporada de una vez por todas. El Presidente se abocó a la cuestión, y por pedido expreso de él, vuelven los partidos, y con ellos, un poco de distracción.

Cristina, mientras tanto, aprovechó la movida para intentar llevar agua para su molino: “La ficción macrista y el periodismo de guerra inventando propiedades a CFK mientras en Plaza de Mayo hay colas por 2 manzanas gratis”.

El problema de los productores lleva muchos años sin respuesta por parte de las autoridades. Con éste y otros temas,  la ex presidente habla como si durante los últimos 8 años hubiera gobernado otro.

Menciona la “ficción macrista” pero se olvida del “relato kirchnerista” que intentó tapar la realidad con una mano que hacía la V de victoria. Políticos sin memoria sobran: faltan los que den el ejemplo, sin hotelitos fantasmas, empresas off shore o testaferros.

Claudio Serrentino

Foto: Télam