EL CORRALÓN DE FLORESTA. Disculpas, nuevos ocupas y agradecimiento

Respuesta al comunicado de la Asamblea de Floresta, que -a raíz de la nota publicada en La Bocina- incluyó la primicia de los nuevos “ocupas” en el predio. Reflexiones, pedido de disculpas y agradecimiento.

Antes que nada, no quiero confundir ni que me confundan: por más que yo le responda a la Asamblea, mientras nosotros los vecinos nos peleamos, el GRAN RESPONSABLE de todo este despelote alrededor de El Corralón, mira hacia otro lado.

Es el GOBIERNO DE LA CIUDAD. Pese a que el predio de El Corralón de Floresta es un espacio público, desde hace más de 9 años abandonó el predio, no se hizo cargo de lo que le correspondía, no realizó allí ni obras, ni propuestas, ni nada. Si en Floresta seguimos padeciendo por El Corralón, se debe en buena parte, a la gestión de Mauricio Macri mientras fue Jefe de Gobierno, quien dejó el lugar prácticamente a su suerte.

Ahora sí, en colorado el comunicado de la Asamblea, abajo mis reflexiones al respecto.

“En respuesta a los agravios recibidos por parte de Claudio Serrentino en su pasquín de tirada barrial…”

La pegaron con lo de tirada barrial (de lo cual estoy orgulloso, por otra parte); las otras dos afirmaciones no son ciertas. No agravié: opiné sobre la grave crisis que vive El Corralón, deduje un acuerdo entre partidos lo cual no debería ofender a nadie ya que es una práctica común en democracia, dudé sobre la representatividad de la Asamblea de Floresta. Y lamento informarles que La Bocina no es un pasquín. No porque yo lo pretenda, claro: una breve consulta al diccionario dice que pasquín es un escrito anónimo de contenido satírico o crítico que se coloca en un lugar público”. Y si bien el contenido -a veces- es satírico y crítico (orgullosamente también), no es anónimo. PERDÓN si se sintieron agraviados cuando la única intención de la nota era opinar. DISCULPAS por no ser un pasquín.

“No entendemos por qué considera que 10 meses es un periodo rápido para que el diálogo de resultado”.

En principio, PIDO DISCULPAS por haber cometido un error garrafal. Supuse que, si se había firmado un “acta acuerdo” avalada incluso por Legisladores, era porque efectivamente se había llegado a un acuerdo entre la Asamblea y los grupos culturales de El Corralón de Floresta, la Secretaría de Descentralización y la Junta Comunal 10. No sé cómo se me pudo haber ocurrido, disculpas.

Y también PIDO PERDÓN por no haber afirmado en ninguna parte de la nota de la página 16, de la edición Nº 339 de este supuesto “pasquín barrial” autodenominado La Bocina, “que 10 meses es un periodo rápido para que el diálogo de resultado”La Asamblea afirma en su comunicado algo que nunca dije, pero si quieren, lo incluyo en la próxima edición. Perdón.

“Que desocupamos el predio, no por una negociación, sino por una orden judicial emitida por la jueza Danas, interviniente no por nosotros si no por el recurso de amparo que menciona”.

PIDO DISCULPAS por haber omitido que el desalojo se produjo por orden judicial (algo que este falso pasquín ya había informado pero debí haberlo vuelto a publicar: otra vez perdón).

“Que los que actualmente están ocupando el predio son o bien nuevos ocupantes post-acampe, o bien permanecen allí por el carácter lucrativo de las actividades que realizan en el espacio público”.

 Antes que nada: ¡Gracias por la primicia! Mirá de lo que los vecinos nos venimos a enterar recién ahora, a causa de la nota que generó este despelote. Es decir que el predio fue usurpado otra vez, ya no por los grupos culturales que debieron desalojarlo por orden judicial, sino por nuevos usurpadores, y otros que parece que debían irse pero se quedaron, porque realizan allí tareas de carácter “lucrativo”. Igual, reconozco que fue mi culpa: debí haberme camouflado de nuevo “ocupa”, quedarme a vivir en El Corralón un par de días, recoger la información y haberla dado a conocer. Disculpas.

 “Que la presentación del proyecto se hizo en el centro de jubilados Suyai, sobre la avenida Segurola de este barrio el 11 de Junio”.

PIDO DISCULPAS por no haber concurrido a la presentación del proyecto en el centro de Jubilados “Suyai”, el 11 de Junio pasado. Pasa que, de acuerdo con mis registros, labocina@gmail.com fue eliminada del mailing de elcorralondefloresta@gmail.com hace dos años, por lo menos. O sea, la invitación nunca llegó, pero por las dudas, pido disculpas igual.

“Que lo invitamos a nuestra conferencia de prensa para que pueda, junto con otros periodistas, realizar todas las preguntas necesarias para aclarar y lamentablemente no asistió”.

 PIDO PERDÓN por haber concurrido a la conferencia de prensa realizada en El Corralón en los días previos al anuncio del desalojo, a la que fui invitado telefónicamente. Fui el único medio que la cubrióLa gente de la Asamblea no estaba. Disculpas.

Y PIDO DISCULPAS por no haber concurrido a ninguna de las dos conferencias de prensa realizadas en el Centro Cultural de la Cooperación (una organizada por la Asamblea, la otra por otros grupos culturales), en Corrientes y Uruguay. Me queda lejos, sé que no es un argumento muy sólido. Perdón también por vivir lejos del centro.

“De igual manera que lo invitamos a acercarse a las presentaciones que hacemos, indagar entre los vecinos frentistas, los comerciantes de la zona, y los vecinos que transitan la plaza de la victoria, que les parece el proyecto”.

GRACIAS por las enseñanzas que me dejan sus sugerencias. De todas maneras, PIDO PERDÓN por haber invitado a los programas de radio en los que trabajo, a vecinos frentistas y otros grupos culturales, que asistieron y charlaron al aire largamente sobre sus problemáticas. También invité, en otras ocasiones, a la Asamblea de Floresta, que no concurrió, pese a que había confirmado su presencia. Seguramente fue culpa mía: olvidé que eran exclusivos de Radio La Bemba. Perdón.

“Qué les parecería que todo quede así, que el predio vuelva a alojar desmanes, incendios provocados, ruidos molestos a deshoras, y lucro privado en el espacio público”.

Como todos sabemos, la Asamblea y los grupos culturales nada tienen que ver con estos graves inconvenientes padecidos por el barrio durante varios años. Es más, no se sabe a ciencia cierta quién fue, probablemente haya sido yo -a través del falso pasquín La Bocina- el que provocó desmanes, ruidos molestos y demás complicaciones que se ocasionaron desde El Corralón. Por esto también PIDO DISCULPAS a la Asamblea, los grupos culturales y a los vecinos.

“Que los miembros de la Asamblea pueden tener la afiliación política que mejor les venga en gana, y no tenemos ningún problema en que cada uno pueda hacerlo público”.

PIDO PERDÓN por haber supuesto que, si la mayoría de los integrantes de la Asamblea abrazaban una ideología, era una obviedad -según mi ignorante modo de ver, claro- que la Asamblea iba a tomar esa inclinación partidaria. De la cual deberían estar orgullosos y hacerlo explícito, por otra parte. Una vez más, disculpen mi ignorancia.

“Que poco vecinal se puede hacer el ‘periodismo’ cuando se hace a espaldas del barrio”.

Quiero terminar este escrito agradeciendo el comunicado esclarecedor de la Asamblea de Floresta, y las enseñanzas específicas sobre mi tarea que éste ha dejado.

También quiero agradecer por el ejemplo que le dan al barrio sobre “educación”, “respeto” y “participación”.

Y por haberme enseñado el correcto uso de las comillas.

Claudio Serrentino