“Tengo un billete de 1000…”; y pago más IVA

2017 no empezó bien: el gobierno nacional anunció la circulación del nuevo billete de $ 1.000 cuyo fin sería “usar menos dinero físico”. Y al mismo tiempo, quitó la devolución del 5% del IVA para compras con tarjetas de débito, para reimpulsar la utilización del dinero físico. Compensar el Impuesto a las Ganancias que pagaba un ejecutivo, con el IVA que pagarán 10 jubilados.

03-1000

El Banco Central informó que el recambio de los billetes con próceres, por los nuevos con animales autóctonos, es para mejorar la calidad del circulante en poder de la población -en parte, a partir de la tecnología de última generación incorporada en el nuevo centro de destrucción de billetes-, y se irá recomponiendo progresivamente a través de las distintas denominaciones de billetes y monedas”.

La intención básica del Banco que administra el peso argentino, es disminuir las cantidades de dinero físico que posee el público. Pero este proceso va en paralelo con una serie de innovaciones que se están adoptando para facilitar los medios electrónicos de pago y que se intensificarán a lo largo del año que acaba de comenzar”.

Hasta aquí, todo joya. Sería fantástico pagarle al verdulero de la esquina, o a Cacho del maxikiosco, con la tarjeta de débito. Sería fácil, rápido y menos contaminante que andar manoseando los billetes de 2 y 5 pesos. Además…. ¡con débito se recupera el 5% del IVA!

Por fin una medida que favorezca a TODOS, y sobre todo, A LOS QUE MENOS TIENEN.

Sería muy lindo… Pero no.

Parece ser que no hay mucha onda entre el Banco Central y los nuevos Ministros de Economía y Hacienda. Porque anunciaron que se elimina ese beneficio, uno de los pocos para los consumidores.

Según le dijeron a El Cronista fuentes oficiales, se eliminó la medida porque “el costo fiscal de la medida era alto y no cumplía con fomentar el uso de tarjetas” (¿?).

Otra fuente oficial le dijo a La Nación que “la idea es compensar parcialmente el costo de la reforma en el impuesto a las ganancias y además la gente no usaba más la tarjeta de débito por esta devolución”. O sea: el impuesto que le cobraban a los ejecutivos que ganan $ 60.000 por mes, hoy lo pagarán 10 jubilados que ganan $ 6.000… El regreso de Hood Robin (le roba a los pobres para darle a los ricos).

Sin embargo, el Presupuesto 2017 contempla el gasto de $ 7.500 millones para ese ítem, que quién sabe adónde irá a parar.

Eso sí: a no desesperar, que se mantiene  el reintegro del 15% por el uso de las  tarjetas para jubilados que cobren la mínima, pensionados y a  aquellos que perciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) y  por embarazo, que sigue vigente hasta el 31 de diciembre de este  año para compras de hasta $ 300 mensuales.

Aquellos que gasten $ 300, les reintegrarán la inmensa suma de $ 45.

El nuevo ministro Dujovne se sumó al gobierno nacional “para comunicar mejor”. Por eso, afirma que “el reintegro del 5% del IVA en las compras realizadas con tarjeta de débito era un subsidio a los usuarios, y no era el más eficiente en términos de equidad.

Por otra parte, asegura que los sectores menos pudientes “usan menos la tarjeta de débito que los de ingresos medios y altos”: en criollo, significa que los que menos tienen ya estaban jodidos, y aunque ahora siguen jodidos (no hay una medida que los incentive a usar la de débito, ¿cobrarles la mitad del IVA en artículos de primera necesidad, por ejemplo?), la idea es que se jodan los otros también.

Dujovne afirma que su obsesión es “lograr bajar el nivel de informalidad de la economía argentina. El 35% es informal, en buena medida porque hay algunos sectores que no pueden enfrentar la carga tributaria”. ¿Y si no pueden pagar la carga tributaria, para qué van a blanquearse?

Pará, que no terminó: “vamos a hacer una reforma tributaria integral”, dijo. ¿Y mientras tanto?

En fin, mientras el billete de 1.000 pesos nuevo espera en gateras, el nuevo Ministro dió el primer mazazo del año.

No son buenas noticias.

Claudio Serrentino

Foto: Télam

 

A %d blogueros les gusta esto: