Por qué nadie sabe nada sobre las Comunas

Muy pocos porteños conocen qué son las Comunas, para qué sirven, y de qué se ocupan. No es casual: el gobierno porteño las ninguneó durante los últimos 10 años. Sin educación ni difusión, la participación es casi nula y los vecinos pierden una herramienta fundamental para mejorar la calidad de vida de los barrios.

Si un movilero de TV se parara en la esquina de Jonte y Segurola, a preguntarle a los transeúntes si saben para qué sirven las Comunas, es muy probable que 9 de cada 10 contestaran “no”, o dieran una respuesta equivocada.

La ignorancia vecinal se debe a la acción consecuente del gobierno PRO, que evitó el funcionamiento de las Comunas. Sólo ante una orden de la Justicia, el Jefe de Gobierno Macri debió convocar a elecciones de Comuneros, en 2011.

El “chamuyo” de los primeros años, era que “vamos a transferir de a poco” las dependencias que por ley 1.777 deben manejar las Comunas. Pero a principios de este año, ocurrió un incidente entre cuatro Comunas y el Jefe de Gabinete porteño: no les giraba plata ni para pagar los sueldos

El PRO no es el único que se niega a darles poder a las Comunas: desde la Legislatura, donde están representados otros espacios partidarios (FPV, PJ, ECO, Coalición Cívica, FIT, Bien Común, etc.), se reclamó con pedidos de informes  e interpelaciones que poco y nada lograron.

Cada Comuna porteña tiene más habitantes que la provincia de Tierra del Fuego

Las Comunas necesitan, en concreto, las herramientas básicas para gobernar. ¡Cada una de ellas tiene más cantidad de habitantes que la provincia de Tierra del Fuego!

Si hubiera voluntad política de educar a los porteños sobre los beneficios de la descentralización, se podría haber hecho tranquilamente. Están las escuelas, los clubes, los centros culturales, los centros de jubilados, las sociedades de fomento, las bibliotecas.

Si en 10 años no lo hicieron, fue porque no quisieron. Ni los que están ahora, ni los que estuvieron antes, ni los que quieren venir. Por eso no instalan el tema en la “agenda”.

Obviamente, como no hay educación ni difusión sobre el tema, los vecinos ignoran que muy cerca de sus casas, cuentan con una herramienta que podría ayudarlos a mejorar la calidad de vida en sus barrios.

Es muy probable que a la política -en general- no les convenga que la gente se entere de los beneficios de la descentralización: siempre es mejor tener el poder concentrado en pocas manos.

Y por eso la pasividad, el fomento de la ignorancia sobre una cuestión reconocida en la mismísima Constitución porteña.

No es casualidad, tampoco, que el nuevo programa “BA Elige” cuente con una gran difusión publicitaria. El Jefe de Gobierno asegura que “ahora sí se puede participar”, ignorando olímpicamente a la Carta Magna y a las Comunas (que curiosamente, están todas gobernadas por el PRO).

Promete repartir $ 500 millones, pero los métodos no son nada claros: se propone y se vota por internet… ¿quién controla que los votos sean genuinos? ¿Cómo se sabe si no mete la mano algún “troll” pícaro?

POR QUÉ PARTICIPAN MUY POCOS EN EL CONSEJO CONSULTIVO

Como se puede ver en la foto del Facebook del CCC, pocos vecinos participaron de la asamblea del 5 de Abril, lo cual no es la primera vez que ocurre: ya me olvidé cuándo se hizo una asamblea con más de 50 vecinos… ¿fue hace 4 años?.

Es que las invitaciones llegan por mail, y sólo a aquellos que el Consejo Consultivo tiene registrados. Es decir, a los que alguna vez concurrieron a alguna reunión. El resto de los 166.000 vecinos que viven en la Comuna 10 -la gran mayoría- ignora incluso que el Consejo existe, de qué se trata, qué se puede resolver desde ese organismo institucional.

Los mails, para colmo, se distribuyen con poca antelación -a veces, llegan el día anterior de la asamblea- con lo cual, los vecinos no tienen tiempo de organizarse y poder concurrir. Y los medios barriales, ni siquiera podemos llegar a informarlo desde los sitios de internet y redes sociales (ya que incluir la información en los medios gráficos es virtualmente imposible).

Tras cinco años de labor, el Consejo Consultivo sigue sin resolver lo fundamental: cómo lograr que más vecinos aporten ideas y propuestas, y avalen -con su presencia- el accionar de esta institución básica de la Comuna.

Es cierto que para difundir la labor del Consejo, hay que aportar horas, hay que salir a la calle, hay que gastar plata en imprimir volantes y afiches. Y no todos cuentan con el tiempo y la plata para hacerlo.

Un gran logro fue haber puesto una cartelera en la sede comunal; y este año, desde la casilla de mail de la Comuna 10, se empezó a difundir la convocatoria a la asamblea. Son dos grandes avances, impensables de concretar con la gestión anterior.

Pero el Consejo no es el único ente ignorado por los vecinos: la Junta Comunal padece el mismo mal. Los vecinos desconocen quiénes son los Comuneros, cuáles son sus funciones, qué respuesta pueden darles.

Si las Juntas Comunales y los Consejos Consultivos “no existen” para la mayoría de los porteños, será muy difícil que la descentralización de Buenos Aires sea una realidad, y se cumpla con el mandato constitucional, consagrado en su primer artículo: la “democracia participativa”.

Lo peor es que los vecinos ignoran que tienen la chance de mejorar ellos mismos la calidad de vida en sus barrios; lamentablemente, seguirán dependiendo de algún “iluminado” del poder central, que alguna vez se acuerde de ellos.

Claudio Serrentino

Foto: Facebook Consejo Consultivo Comunal 10

 

A %d blogueros les gusta esto: