Es digital: pero todavía no es anillo, ni brinda seguridad

La semana pasada, el trío Larreta-Bullrich-Vidal “inauguró” el anillo digital de seguridad, que controlará (algún día) los vehículos que ingresen a la Ciudad de Buenos Aires. Una recorrida de La Bocina por la zona concluyó que le falta mucho, todavía.

La idea es esta: gracias al Anillo Digital de Seguridad, todos los ingresos a la ciudad de Buenos Aires estarán monitoreados por lectores de patentes, que detectarán cuáles de los más de 1.100.000 autos por día, tienen pedidos de captura.

Siempre según la teoría, cuando se percibe que un vehículo robado acaba de pasar por el detector, se activarán los controles que de un lado y del otro de la General Paz colocaron las Policías de la Ciudad y Bonaerense. Y detendrán el vehículo.

Claro, para que esto pase, de un lado y del otro de la General Paz deberán contar con puestos policiales. Esto último es toda una novedad para los vecinos de Villa Real, a quienes el Jefe de Gobierno les había asegurado que “no harán falta los policías, porque todo se controlará digitalmente”.

Ocurrió en una de las visitas del Jefe de Gobierno al barrio, el 6 de Enero pasado, cuando le reclamaban por la ausencia de controles bajo la General Paz.

Todo este pack en materia de seguridad fue anunciado en un acto conjunto por la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich; el Jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta; y la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

Teóricamente, cuando uno inaugura algo, es porque ese algo ya está terminado y listo para empezar a funcionar.

Este caso no es así: los funcionarios inauguraron el Anillo Digital de Seguridad, que todavía está en “veremos”, o mejor dicho: en proceso de instalación y puesta a punto.

Entre la Provincia y la Ciudad, hay 45 lugares de acceso. La Bocina recorrió algunos puntos del oeste, y detectó que o les falta un ojal, o les sobra un botón.

Sobre la avenida Rivadavia, hace años hay un puesto policial del lado de Liniers. En Ciudadela, están colocando un puesto de la Bonaerense. Pero… todavía no está colocado el lector de patentes. Que deberán ser más de uno, ya que viniendo de provincia, los vehículos pueden seguir por Rivadavia, o tomar por Ramón Falcón.

El colega Luis Alberto Serres (revista “Mi Barrio”) vió que instalaron un lector de patentes cerca de la sede de la Televisión Pública, o sea: lejos del límite entre Capital y Provincia. Ese sí funciona (?).

En Juan B. Justo está el lector, que ahora parece que efectivamente, lee; pero no aparece el número de patente en la pantalla -como se ve en la foto del día de la inauguración- sólo dice “activo”. Pero no hay indicios que se vaya a instalar el control de la Bonaerense.

Los autos que vienen de provincia por Gaona/Juan B. Justo, pueden doblar por colectora. Es una maniobra prohibida, pero algunos lo hacen igual. Esto es a 50 metros antes del lector. Allí mismo, hay una bajada que viene de la General Paz, y que tiene la posibilidad de seguir por Gana, con lo cual, el lector de Juan B. Justo tampoco podrá testearlo.

¿Todo esto está previsto en el Anillo Digital de Seguridad?

La idea es buena, sería bueno que pronto funcione en plenitud (está prometido para mediados de Mayo), porque es muy grande la deuda del Estado en materia de seguridad.

Y hubiera sido mucho mejor que lo hubieran inaugurado una vez que todo estuviera funcionando correctamente.

Claudio Serrentino

Foto: Policía de la Ciudad

 

A %d blogueros les gusta esto: