Robos (y otros padecimientos) en la escuela “Jorge Donn”

La Escuela “Jorge Donn” fue víctima de robos de equipos de música, vitales para su labor educativa. Dos preguntas: ¿dónde están las autoridades? ¿Avanzan las obras del nuevo edificio?

La Escuela de Danzas “Jorge Donn” hace años que encaró una larga lucha para conseguir el edificio propio.

Fue creada en 1974. Hasta 1981 compartió lugar con la escuela “Mauro Fernández”. Luego se mudó a Cucha Cucha 938. Y desde 1988, comparte lugar con la escuela de cerámica “Fernando Arranz”, en la esquina de Lope de Vega y Magariños Cervantes.

Después de la fallida promesa del entonces Jefe de Gobierno Macri, de construirlo con el dinero de la venta de los terrenos de Catalinas (“esa plata se la comió la inflación”, respondió el Ministro Bullrich ante la consulta de este medio en 2009), parecía que la obra, finalmente, se había encaminado.

El año pasado comenzó la construcción en el predio de Lope de Vega y Murature. Pero… hace meses que no se ven avances concretos.

Y la situación del edificio en el que conviven las dos escuelas, es caótica.

Así lo contaron Cynthia y Karina, integrantes de la comunidad educativa de la escuela Nº 2 de Danzas, en el programa “Baldosas flojas” (AM 690, lunes de 14 a 15): “la escuela está montada sobre una fábrica, las aulas no están acustizadas. En el primer piso, a la tarde, en las aulas hay chapas que funcionan como persianas (…), los profesores compartimos clases teóricas con clases de instrumentos y de lenguaje musical. Así, es difícil de llevar adelante una clase, tener concentración con los chicos, poder llevar adelante una tarea técnico-pedagógica de calidad”.

Para colmo, entre fines de febrero y principios de marzo, entraron ladrones. Hicieron un boquete en la pared y robaron. Los agujeros que dejaron los ladrones siguen ahí, impunes.

No les fue difícil hacer el boquete, porque según explican Cynthia y Karina, “las paredes son de cartón, lo rompieron para poder entrar, el agujero lo hicieron por uno de los paneles de cartón, una especie de durlock que en el medio tiene una especie de algodón, y por esa pared es por donde rompieron para poder entrar”.

“Robaron todos los materiales que se usan para las clases de danzas, para pasar música, los equipos de núsica, todo el material didáctico que para nosotros es muy valioso, más allá que es oneroso y que sabemos lo que cuesta a la Cooperadora, porque la gran mayoría de los elementos, son aportados por la Cooperadora“, cuentan las docentes.

Otro tema preocupante es el de los materiales didácticos. Por ejemplo -explican- “cuando se rompe una cuerda de una guitarra, los Profes de Lenguaje de Música se trasladan, piden presupuesto, son los docentes en general los que se encargan de ir a comprarlos. Y quien respalda eso por lo general es la Cooperadora de la Escuela, no las autoridades de la Ciudad, En ocasiones dan subsidios, que quedan a criterio de la conducción de la Escuela, en qué lo utiliza. Han comprado instrumentos en varias oportunidades, material para trabajar en el aula, pero cada vez que perdemos algo es complicado volverlo a conseguir“.

La dirección de la escuela elevó la problemática al Ministerio de Educación porteño, pero ya pasaron dos meses y… “las autoridades brillan por su ausencia, hasta el momento la Dirección de Área de Educación Artística, quien está a cargo, todavía no se presentó en la Escuela, a uno de los dos agujeros resultados de los dos robos, los taparon con un piano. Eso sí: en la parte de atrás tiene un plástiquito por si llega a llover”,  cuentan, con bronca pero sin resignarse, Cynthia y Karina.

También denuncian una “situación de abandono edilicio dentro de instalaciones eléctricas en la propia escuela. Hasta la fecha no hemos tenido respuesta oficial del Ministerio de Educación de la Ciudad, ni del área de Educación Artística. Como Comunidad Docente, le pedimos a las autoridades que se presenten a solucionar la situación tanto edilicia como de materiales didácticos, que son indispensables para llevar adelante las clases, hemos realizado el reclamo mediante la vía jerárquica para obtener alguna respuesta, pero no hemos tenido suerte. Siempre han prometido, pero no han dado una respuesta positiva favorable a nuestros requerimientos”.

Claudio Serrentino

Fuente: programa “Baldosas flojas”, entrevista de Luis Alberto Serres

Fotos: Comunidad Educativa Escuela “Jorge Donn”

 

A %d blogueros les gusta esto: