Hace un año que la Legislatura pidió un semáforo en Irigoyen y Jonte; los vecinos siguen esperando

Hace casi un año, la Legislatura había aprobado una resolución que apoyaba la instalación de un semáforo en la peligrosa esquina de Irigoyen y Jonte. El expediente está “cajoneado”, según el legislador Gustavo Vera, autor del proyecto.

Alrededor de la esquina de Irigoyen y Jonte hay dos escuelas: el jardín “La Casita del Sol” y también pasan por allí los alumnos de la escuela “Perpetuo Socorro”. Desde hace años, los padres de los alumnos se quejan por la falta de un semáforo.

El reclamo llegó a oídos del legislador Gustavo Vera, quien redactó un proyecto de resolución.

 Entre los considerandos, aquel proyecto sostenía: “Motiva el presente proyecto la necesidad de tomar medidas tendientes a garantizar la seguridad vial, la seguridad de los peatones, y en particular la seguridad de los alumnos de la Escuela Infantil ‘La Casita del Sol’, localizada en Irigoyen 1294 enfrentada a la Av. Álvarez Jonte, en doble mano. Cabe puntualizar que en las esquinas de la calle Irigoyen, las más próximas al establecimiento, no tiene semáforos o un mínimo dispositivo que facilite el cruce de las calles Lascano e Irigoyen, el cruce seguro a ambas veredas de Irigoyen y  entre Irigoyen y Av. Álvarez Jonte”.

La propuesta de Vera -un pedido de la Legislatura al Ejecutivo- fue aprobada en la sesión del 5 de Julio de 2016.

Pero, pese al pedido de los legisladores, el proyecto duerme en alguna dependencia del Gobierno de la Ciudad. Dice Vera: “el Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad, que encabeza Franco Moccia, a través de la Subsecretaría de Tránsito y Transporte, a cargo de Hugo Marcelo Terrile, nunca cumplió con lo resuelto en la Legislatura porteña”.

El proyecto lleva el número 626/2016, y “está archivado porque el Gobierno porteño incumple con lo resuelto en sesión y no instaló dos semáforos que se consideran vitales para esa zona”, dice el legislador de Bien Común.

Imagínense: si lo pide todo el cuerpo legislativo y no hay respuesta… ¿qué esperanzas podrán tener los vecinos comunes y corrientes cada vez que eleven un reclamo?

Claudio Serrentino

Imagen: Google Maps