PASO 2017. El nuevo mapa político y la necesidad de expresarse a través de las urnas

Las PASO 2017 se destacaron por la participación masiva de los electores, más que por la disputa interna de los partidos.

Hubo voluntad por ir a votar, más allá de lo patético de participar en “internas” con únicos precandidatos, definidos por “a dedo”, por corporaciones de dirigentes que se dan el lujo de ignorar a los partidos políticos, cuyo funcionamiento a pleno debería ser fundamental en la democracia.

En la Ciudad, participó más del 75% de porteños habilitados a votar. En Provincia de Buenos Aires, ese porcentaje subió un par de puntos. En Mendoza y Neuquén, donde el oficialismo nacional dió sendos batacazos, casi el 80% de los electores se presentó a votar; en San Luis, ocurrió algo similar. En la derrota de los Rodríguez Saá, participó el 77% de los puntanos.

Esto demuestra que la gente necesita expresar su opinión electoral, decir a favor -y en contra- de quién está.

La opinión del electorado parece (porque hay que recordar que éstas elecciones son para definir candidatos) haber modificado drásticamente el mapa político de la Argentina:

  • 11 provincias le dieron el triunfo a Cambiemos. De norte a sur: Jujuy, Córdoba, San Luis, Mendoza, Corrientes, Entre Ríos, Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires (sin definición todavía, peleadísima voto a voto), La Pampa, Neuquén y Santa Cruz.
  • El Justicialismo se impuso en 9 provincias: Salta, Formosa, Chaco, Misiones, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Santa Fé.
  • Apenas 3 provincias apoyaron al Kirchnerismo: Santiago del Estero, Río Negro y Chubut.

Dos años después, éste último sector político parece ser el gran perdedor a nivel país: en 2015 se había impuesto en 17 provincias, y sólo seis distritos le habían dado la espalda. Entonces, la Ciudad de Buenos Aires, San Luis, Córdoba, Santa Fé, Mendoza y Jujuy habían optado por darle la espalda al gobierno encabezado por Cristina Kirchner.

De todas maneras, salvo aquellos que no superaron el 1.5% de los votos, los ahora confirmados candidatos tendrán chance de redirigir, rediseñar, repensar sus campañas, apuntando a la elección que definirá la nueva composición de las cámaras de diputados, senadores y legisladores locales.

Claudio Serrentino

Imagen: Cadena 3