A través de un documento, un grupo de vecinos de Villa Real manifestó que «por la ausencia de vínculo y la falta de diálogo» con las autoridades de la Comuna 10, solicitan ser parte de la Comuna 11.

El 2017 fue un año muy movido para los vecinos de Villa Real. El debate por el sí o no a la zona calma atravesó muros, calles y veredas.

Para aquellos que resistieron el proyecto del gobierno, fue además, un año muy estresante: no les fue fácil sumar voluntades, conseguir reuniones con funcionarios, y realizar presentaciones judiciales.

Si hay algo que fue notorio en todo ese proceso, fue la ausencia de «vínculo y la falta de diálogo con la actual conducción de nuestra Comuna», dicen.

También resaltan que reclamaron en repetidas ocasiones la realización de una Audiencia Pública para que todas las partes afectadas pudieran opinar sobre la conveniencia -o no- de la Zona Calma, «y nunca fuimos escuchados ni contenidos por el Presidente de la Comuna».

Indudablemente, la inacción oficial les hizo replantearse muchas cosas.

Para llamar la atención de las autoridades, estos «miembros activos» de Villa Real elaboraron un documento que están repartiendo entre sus pares para ir sumando adhesiones, e hicieron llegar a los medios locales.

En el mismo, resaltan que por «la gestión realizada en la Comuna 11» y por la nueva organización de la Policía de la Ciudad, «solicitamos formar parte de la Comuna 11».

El documento dice textualmente:

«A QUIEN CORRESPONDA.

Los vecinos del barrio de Villa Real que formamos parte de la Comuna 10 consideramos apropiado realizar algunas reflexiones en torno a la acumulación de voluntades en el distrito.

El objetivo de este documento es intentar colocar nuestra visión de la situación en nuestra Comuna, y en especial en nuestro barrio, entendiendo que los vecinos afectados por el proyecto Zona Calma, además de otros temas a abordar y otras necesidades, hace imprescindible que abramos este debate.

La intención es la de encontrar soluciones posibles y realizables, dado que, la ausencia del vínculo y la falta de diálogo con la actual conducción de nuestra Comuna, la entendemos como una de las razones que traban nuestro accionar en nuestro barrio.

También es necesario asumir que fueron varias las circunstancias que tienen que ver con la temática de la Ciudad y en especial en nuestro barrio, las que muchas veces nos dejaron sin una democracia participativa, ya que varias veces solicitamos por diferentes medios una Audiencia Pública y nunca fuimos escuchados y contenidos por el Presidente de la Comuna en el marco de una discusión, y una lucha por ampliar los derechos ciudadanos.

Como miembros activos de la comunidad de vecinos del barrio de Villa Real, hemos tenido una participación relevante en el armado y posterior realización de una acción judicial. Tarea ésta complicada, por la multiplicidad de actores políticos y sociales que componen nuestra comunidad, logrando superar las tensiones iniciales mediante un paulatino sistema de acuerdos y organización que amalgame los intereses comunes.

Por cercanía y por la gestión realizada en la Comuna 11 y por tener el CIM (Centro Integral de atención a la Mujer) solicitamos formar parte de esta Comuna, ya que el Ministerio de Seguridad, en las diferentes reuniones con los vecinos, informó que se van a reorganizar las Comunas para poder implementar la Policía Comunal.

‘De 54 Comisarías pasan a ser 15, y 38 Comisarías Vecinales’. YA QUE NUESTRA COMUNA ESTÁ FORMADA POR 6 BARRIOS Y LA COMUNA 11 TIENE SÓLO 4, Y POR SER VILLA REAL EL BARRIO MÁS CHICO DE CABA, SOLICITAMOS POR ESTE MEDIO FORMAR PARTE DE LA COMUNA 11«.

Claudio Serrentino

Imagen: Junta de Estudios Históricos de Villa Real