Un sector del Paseo Venancio Flores -entre Goya y Segurola- fue copado por una empresa contratista que trabaja en el soterramiento del FFCC Sarmiento. Debido a las quejas de los vecinos, la Comuna 10 debió enviar a inspectores para «normalizar la situación».

Hace más de un mes, el Paseo Venancio Flores empezó a cambiar su fisonomía. Un sector cerrado al tránsito, obreros, grandes máquinas y luego, muuuucha agua que sale constantemente y es volcada cual río (sí, y un río torrentoso, porque circula con mucha fuerza) a las calles de los barrios de Velez Sarsfield y Floresta.

Los vecinos manifestaron su malestar a las autoridades. Nadie les había informado de que empezarían las obras, y mucho menos, que éstas cambiarían de cuajo las condiciones de vida alrededor de éstas.

La queja llegó a la Comuna 10 (cuya sede está a dos cuadras del obrador) y según informa el sitio oficial, «en virtud de las incomodidades que sufren los vecinos, que viven aledaños a la obra del Soterramiento de las vías del tren Sarmiento, les informamos que hemos intervenido con los Inspectores de nuestra Comuna con poder de policía, iniciando las actuaciones pertinentes, a fin de intimar a las empresas contratistas, a normalizar la situación, con el fin de evitar perjuicios edilicios de las viviendas y veredas adyacentes».

La nota es acompañada por un formulario oficial, en el cual se le anoticia a la empresa contratista que «en el plazo de 24 horas» cese de cometer las siguientes infracciones: «drenado y pérdida de agua hacia la red pluvial y cloacal, utilizada para soterramiento del FFCC Sarmiento, ocasionando inconvenientes en vía pública y fincas linderas».

La nota lleva fecha del 16 de Abril pasado. La Bocina circuló por la zona el Sábado 21 de Abril, y las molestias seguían allí, impunes. Efectivamente, ese sector del barrio Velez Sarsfield parece Venecia, pero sin góndolas.

Cabe acotar que ese sector del Paseo Venancio Flores fue inaugurado no hace más de dos años. Ahora, está completamente destruído.

Es de esperar que cuando se terminen las obras por el soterramiento, dejen todo como estaba antes del desastre.

Claudio Serrentino

Foto: La Bocina