El 1º de Mayo es una jornada reivindicativa de los derechos de los explotados. No es casual que justo en esa fecha, los empresarios más poderosos del país hayan emitido un documento a través del cual piden «aceptar las decisiones tomadas por el gobierno» respecto de los tarifazos.

El 1º de Mayo es uno de los pocos días del año en que los boliches, almacenes y ferreterías que están abiertos, es porque son atendidos por sus propios dueños. El panorama es de un feriado en serio. Para todos.

No faltan aquellos que se agasajan y agasajan a sus pares con algún asadito. El olor que circula por la cuadra los delata.

Es un día en el que los partidos políticos y diversos sectores sociales se manifiestan en las calles. Este año, en Buenos Aires, uno de esos actos -organizado por Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular-instaló ollas populares a lo largo de la avenida 9 de Julio.

Un referente de la Corriente, Juan Carlos Alderete, declaró: “Para nosotros, el día internacional de los trabajadores es un día de lucha y queremos denunciar la política de Macri que cada vez trae más desocupación y más hambre, por más que ellos nos quieran hacer creer que estamos rumbo a la felicidad”.

Mientras esto ocurría en las calles, lejos de sus elegantes y refinadas oficinas, los empresarios más importantes del país se autoconvocaban por whatsapp, con la idea de difundir públicamente un espaldarazo al gobierno.

Y por supuesto, denostar a los opositores que pretenden ponerle un freno a los tarifazos del gobierno, desde el Congreso.

Desde el Foro de Convergencia Empresarial, sostienen «que es imprescindible dejar de lado las especulaciones electorales y el afán de confrontar con el Gobierno, que están claramente presentes en las propuestas presentadas por diversos sectores de la oposición y aceptar las decisiones ya tomadas que, siguiendo las pautas dictadas por la Corte Suprema de la Nación, fueron aprobadas en audiencias públicas».

Los empresarios reconocen que el tarifazo genera «un impacto importante tanto en las economías familiares como en las empresas en las cuales la energía es un insumo relevante, sean éstas del tamaño que sean».

El Foro insta a los políticos a «resolver este conflicto con seriedad y pensando en el futuro», y de no hacerlo así, el costo se pagará «en posibilidades de inversión y creación de puestos de trabajo».

Es decir: la propuesta de los empresarios para los millones de argentinos que no pueden ni siquiera pagar los servicios públicos, es… ajo y agua.

Un mensaje clarito para los argentinos del montón, de parte de los dueños de la torta. Bánquensela, paguen los tarifazos sin chistar, porque hay que poner al país en condiciones para que nosotros hagamos negocios.

Y así, ustedes, algún día, puedan conseguir algún puestito, para el que ya tenemos preparado un sueldo de miseria.

Indudablemente, los integrantes de este Foro tienen sapos en la barriga, cocodrilos en los bolsillos; y cero sensibilidad social.

Ya se sabía, pero ahora lo dijeron públicamente, y en un día muy especial para los explotados.

Claudio Serrentino

Foto: Minuto Uno