El gobierno porteño lanzó la construcción del centro de trasbordo Liniers, que será similar al que se instaló en Flores.

Sobre Rivadavia, a la altura de Liniers, circulan 16 líneas de colectivos. Entre pasajeros que esperan, transeúntes y manteros, en las veredas no había espacio para nada. Además, era tierra de nadie.

Tras el desalojo de los vendedores callejeros, el Gobierno de la Ciudad planea mejorar la zona con un centro de trasbordo como el que ya existe en Flores.

Pero -a diferencia de éste- el centro de trasbordo de Liniers tendrá los andenes pegados a las veredas, que serán ensanchadas y mejoradas -según prometieron los funcionarios- para que la zona de espera de colectivos sea más amplia.

En Liniers estuvo la plana mayor del gobierno: el jefe Horacio Rodríguez Larreta, el vicejefe Diego Santilli y el ministro coordinador Felipe Miguel.

«El centro de trasbordo va a hacer más fácil, más seguro, mejor informado el tomar el transporte público y los vecinos van a esperar el colectivo de una forma mucho más cómoda y más segura», declaró Rodríguez Larreta.

Claudio Serrentino

Imagen: GCABA