El Viernes 22 de Junio, en una de las reuniones barriales organizadas por el Vicejefe Diego Santilli, los vecinos le reclamaron para que Liniers, tenga -al menos- una «comisaría cercana».

En el Instituto «Nuestra Señora de las Nieves», cerquita del centro comercial de Liniers y de la estación del tren, Diego Santilli escuchó a los vecinos.

Allí, se repitió una escena que recorre todos los barrios porteños: quejas sobre veredas que no fueron arregladas, árboles que no se podan, problemas de inseguridad, de estacionamiento y de invasión del espacio público (ejemplo: motos y autos estacionados en las nuevas veredas, más anchas, del centro comercial).

Vecinos que hacen catarsis y al menos, por un ratito, se sienten escuchados.

En lo personal, no sé si es productivo que las máximas autoridades de la Ciudad dediquen horas de su tiempo  a esta actividad. La mayoría de cuestiones que se abordan allí, bien podrían resolverse a nivel comunal, si les dieran a las Comunas el lugar y la difusión que no tienen.

Pero Larreta y Santilli siguen haciéndolo, seguramente porque les sirve a nivel propaganda.

A los vecinos, en cambio, no les da el resultado esperado. Ya que algunos manifiestan que presentaron la misma queja en otras ocasiones, y también por el 147, y sin embargo, el problema no se resuelve. En fin…

UNA «COMISARÍA CERCANA» PARA LINIERS

El reclamo más importante, sin dudas, fue el de un grupo de vecinos que se queja porque Liniers, a contramano del slogan oficial, no tendrá ninguna «comisaría cercana».

A partir de Julio, el mapa policial se adapta a las Comunas.

Ese cambio de jurisdicción, beneficia a algunos sectores, pero perjudica a otros. Por ejemplo, la Comuna 9 sólo contará con dos de las actuales comisarías: la 42ª y la 40ª.

La 54ª, que fue inaugurada hace pocos años y que se ocupaba también de la seguridad en Liniers, pasará a la Comuna 10.

Con lo cual, un importante sector de la Comuna 9 queda «a la buena de Dios» en materia de seguridad, y se está hablando de una zona por la que miles de personas, todos los días, transitan, trabajan y/o van de compras.

A eso hay que sumarle el centro comercial de Liniers, la estación del tren, el sector bancario y las escuelas ubicadas allí. Más las movidas mensuales que genera la Parroquia de San Cayetano en todo su entorno.

Por eso, en la reunión, un grupo de vecinos le planteó al Vicejefe Santilli la necesidad de que no se cambie la jurisdicción de la comisaría 54ª.

Santilli reconoció la validez del reclamo, prometió elevar la inquietud a las autoridades de Seguridad, pero sugirió a los vecinos que vayan a plantearlo a las reuniones de «Comisarías Cercanas».

Si Santilli «eleva la inquietud» como lo hizo el Jefe de Gobierno Larreta en otra reunión (prometió a un grupo de medios vecinales concretar una reunión con el Secretario de Comunicación Marcelo Nachón, algo que nunca ocurrió) los vecinos tendrán que buscar otras formas de reclamar.

Si las máximas autoridades de la Ciudad se comprometen de frente, ante decenas de personas, y no cumplen… ¿qué se puede esperar del resto?

Claudio Serrentino

Foto: La Bocina