Las modificaciones a la traza del FFCC San Martín han trastornado notablemente la vida alrededor de la estación Villa del Parque.

Se sabe que la empresa AUSA está a cargo de las obras del viaducto del FFCC San Martín, que elevará las vías entre las estaciones Palermo y La Paternal.

«A partir de la estación La Paternal, se proyecta que la altura del viaducto descienda hasta empalmar con la actual traza de vía cuádruple, que se encuentra bajo el puente de la Avenida San Martín», informa la empresa.

Aseguran que, cuando se concrete este proyecto, el San Martín brindará un servicio adicional: habrá viajes cortos entre La Paternal y Retiro, una especie de subte a cielo abierto, como los que se ven en las películas yanquis.

Ese tramo utilizará trenes eléctricos, como primer paso para la electrificación total del FFCC San Martín, entre Retiro y Pilar.

Los beneficios de la modificación a la traza, serán el mejoramiento del servicio ferroviario, la eliminación de barreras (y los accidentes que se generan en éstas) y la agilización del tránsito gracias a la quita de las barreras.

PROBLEMAS ALREDEDOR DE LA ESTACIÓN VILLA DEL PARQUE

A raíz de estas obras, el FFCC San Martín no llega a Retiro. Su provisoria «terminal» es Villa del Parque.

Por esa estación, otrora un destino barrial más para el ascenso y descenso de pasajeros, pasan diariamente más de 100.000 personas. Que bajan o suben del tren.

Indudablemente, cuando se proyectó la obra, se olvidaron de los usuarios. Porque Villa del Parque se convirtió en un infierno: la masa de gente se abalanza sobre los colectivos, mientras los automovilistas deben hacer malabares para esquivarlos, ya que cruzan por cualquier lado.

Eso ocurre todas las santas mañanas, aunque los domingos con menor frecuencia, por ser feriado.

A la tarde y hasta la noche, llega la masa de trabajadores a invadir la estación, que prácticamente no da abasto para albergarlos a todos.

Los usuarios denuncian que los colectivos puestos para reemplazar al tren «no dan abasto» y deben salir antes de sus casas porque los imprevistos abundan, y no quieren perder el premio al presentismo y la puntualidad.

Según informan las autoridades, estos colectivos gratuitos salen cada 10 minutos. Pero muchos no pueden esperar, y deben volver a pagar otro boleto en un colectivo de línea.

Al caos de los pasajeros se le suma otra complicación: las obras por el túnel de Nazca, que hace lentísimo el andar de los vehículos.

BARRERA DE CONDARCO

Y como si esto fuera poco, la colega Mónica Rodríguez («Aquí Villa del Parque») denuncia: «a la altura de la calle Condarco, hicieron un paso a nivel provisorio hasta tanto se termine el túnel de Nazca, que no tiene barrera automática. Tendría que tener un guardabarreras en forma permanente, pero lo sacaron desde que el servicio de trenes fue suspendido desde Villa del Parque a Retiro.

Por las noches, mandan formaciones a Retiro para mantenimento. Y el tren pasa mientras la barrera se mantiene en alto!!!«

Mónica advierte que por milagro, hasta ahora, no hubo accidentes. «Se han hecho denuncias, pero las autoridades de la Ciudad y de la línea San Martín hacen caso omiso. Tampoco la Policía de la Ciudad ha tomado cartas en el asunto», informa.

¿Habrá que esperar a que haya lastimados para que las autoridades presten atención?

Claudio Serrentino

Foto: Mónica Rodríguez («Aquí Villa del Parque»)