El temporal que azotó a Buenos Aires durante la madrugada del Sábado 29 de Septiembre, produjo inundaciones en varias zonas de la ciudad. También, en la Villa 20 y en la 31, donde el Banco Mundial aportó fondos para concretar la prometida «urbanización». Los vecinos piden explicaciones.

En la Comuna 8 resalta la contradicción. Y existen dos realidades paralelas (y esto no es un juego de ciencia ficción).

De un lado, la modernidad, sofisticación y excelencia de la Villa Olímpica, próximamente habitada por deportistas que participarán en los Juegos Olímpicos de la Juventud, competencia que organiza la Ciudad de Buenos Aires y comenzará el próximo 6 de Octubre.

Del otro, el abandono cotidiano que sufren los habitantes de la Villa 20. Mientras desde el Jefe de Gobierno para abajo -pasando por la Legislatura- se lanzaron proyectos, se aprobaron leyes y se llenaron varios minutos en los medios con propuestas que mejorarían la situación de sus habitantes, viene un temporal y…

Y la realidad sigue siendo el abandono.

La lluvia de la madrugada del Sábado 29 de Septiembre convirtió los pasillos de la villa en un río caudaloso primero, y luego, en un lodazal. No fue la única zona que sufrió los avatares meteorológicos.

Según denuncia el legislador Gabriel Solano (FIT) la lluvia dejó en claro que «las urbanizaciones promocionadas por el gobierno de Rodríguez Larreta no han pasado de obras de maquillaje, que están muy lejos de representar una verdadera solución a los problemas reales que afrontan las decenas de miles de familias que viven en las villas de la Ciudad

«La nueva inundación que vive hoy la villa 20 es reveladora de esta situación, ya que es el resultado del incumplimiento sistemático de las leyes votadas en la Legislatura. Justo frente a la villa 20 el gobierno ha construido en tiempo récord la llamada “villa olímpica” que será usada para los Juegos Olímpicos de la Juventud, una iniciativa impulsada por Larreta como parte de su campaña reeleccionista», denunció Solano.

En la Villa 31, el agua incluso inundó las casas que integran el plan de «mejoramiento» del gobierno porteño. Hace poco más de un mes, los vecinos de allí realizaron una marcha para exigir explicaciones.

Es que el Banco Mundial aportó 194 millones de dólares para que la mentada urbanización en las Villas 31 y 31 bis, se concrete. Según una investigación del sitio El Destape, el dinero se entregó a la Ciudad el 9 de Abril de 2018, según consta en el proyecto 159843 de la entidad bancaria.

Los vecinos reclaman una auditoría para saber el destino de los fondos, ya que -pese a lo prometido- siguen las inundaciones, los cortes de luz y la precaria conexión de cloacas, hechas por ellos mismos.

El legislador Solano denuncia que «el gobierno se encuentra empeñado en imponer un plan contra los vecinos: en vez de poner el eje en la urbanización del barrio, pretende favorecer un negocio inmobiliario en una de las zonas más caras de la Ciudad».

Claudio Serrentino

Foto: Prensa FIT