El Sábado 19 de Enero al mediodía, vecinos y organizaciones de Caballito se juntaron en el Parque Rivadavia para ratificar su consigna «Si al Parque, No a la Calle». Amparo de los vecinos, silencio del gobierno porteño.

Era Sábado al mediodía, día y hora en que Rivadavia y Acoyte está repleta de gente que hace compras. Pero en el Parque Rivadavia, había otra multitud, que no estaba allí, precisamente, para hacer actividades recreativas: se habían congregado para manifestar su rechazo a la obra que pretende ejecutar el Gobierno de la Ciudad: la apertura de la calle Beauchef, quitándole al Parque Rivadavia vitales metros cuadrados de espacio verde.

Mientras los vecinos van llegando, en el acto -sin escenario pero con parlantes- el locutor lee las adhesiones; algunas son de Caballito, pero también hay de organizaciones sociales, sindicales, educativas y políticas de toda la Ciudad.

Es mucha gente, pese al mes vacacional. Madres con sus hijos, abuelos con nietos, parejas, padres y alumnos del Normal 4, una de las instituciones educativas directamente afectadas. Vecinos, en suma, que quieren mantener el Parque tal y como está.

Entre los presentes, hay legisladores y dirigentes sindicales y políticos: Javier Andrade (FPV), Gabriel Solano (FIT), Eduardo Jozami (Carta Abierta) y referentes del gremio docente UTE.

El primero en tomar la palabra es Pablo Torres, el representante de los libreros, quienes fueron retirados de su lugar original, para ocupar el pasillo del Parque sobre la avenida Rivadavia «dicen que por seis meses, hasta que se termine la obra, donde estamos sin luz y sin internet».

Pablo señaló la tremenda contradicción que significa que supuestos «vecinos» decidan por internet, a través del programa «participativo» BA Elige: «Esos 111 vecinos que votaron a través de Internet es una farsa. El barrio está aquí presente y dice Sí al Parque, no a la calle. Se juntaron más de 5.000 firmas para exigir que esta calle no se haga”.

Recordó que la feria de libros lleva más de 30 años allí, «y es una de las más importantes del país». Y que cuando las ferias más necesitan del Gobierno de la Ciudad, éste «las ningunea, las empuja al vacío». Los libreros prometieron una suelta de libros, regalándolos entre los presentes.

La representante de la escuela Normal 4 relató cómo fue que se enteraron de la apertura de la calle: «vinimos a ver las obras la primer semana de Enero, para que estuviera todo listo para Marzo, y ahí nos enteramos. Nadie consultó a la comunidad, nadie vino a preguntar cuántos chicos concurren a la escuela, somos casi 5.000 personas entre alumnado, docentes y no docentes. Nadie nos vino a decir que iban a abrir esta calle, y que nuestros hijos iban a correr peligro. Estamos dolidos, nos quitaron los árboles, nuestro patrimonio, nuestra identidad».

A su turno, Alejandro Bassignani (Asociación Amigos del Parque Rivadavia) hizo hincapié en que «la Constitución de la Ciudad y el Plan Urbano Ambiental dicen que se tienen que proteger los espacios verdes. Vamos a hacer todo lo posible para que esta obra no se realice, esperamos que la Justicia conceda el amparo, que ya fue presentado el día 14 de Enero».

El recurso de amparo al que hace referencia Alejandro, fue presentado por  el comunero de Caballito Osvaldo Balossi, de Unidad Ciudadana, la Cooperadora del Normal 4, la ONG “SOS Caballito” y el Observatorio por el Derecho a la Ciudad.

El abrazo al Parque dejó imágenes que demuestran el apoyo que tiene el reclamo, con una gran marcha sobre la avenida Rivadavia.

Mientras tanto, el gobierno porteño no tiene diálogo con los vecinos, quienes  sí fueron recibidos por la Defensoría del Pueblo el pasado 14 de Enero. Allí surgió la idea de la presentación judicial.

Claudio Serrentino

Fotos: La Bocina