A esta hora, 48.603 usuarios de Edesur y 17.901 de Edenor, están sin luz. En algunos barrios, la interrupción del servicio duró hasta dos días. Que no fueron dos días cualquiera: hubo sensación térmica de más de 40 grados.

Explicaciones y justificaciones habrá siempre: que la herencia recibida, que no se hicieron las inversiones, que los cortes de luz bajaron 45%, que pim y que pam.

Pero la única certeza, vergonzosa y dramática, es que LA PRIVATIZACIÓN DEL SERVICIO DE DISTRIBUCIÓN DE ENERGÍA ELÉCTRICA NUNCA FUNCIONÓ BIEN.

Y de este tema, que preocupa en este mismo momento a casi trescientas mil personas de la Ciudad y el Conurbano, NO HABLAN LOS POLÍTICOS.

¿Quizás porque los concesionarios son sus amigos, como en el caso de Nicky Caputo, «hermano del alma» del Presidente Macri y accionista de una de las empresas que distribuye energía? ¿Quizás porque ellos siempre están fresquitos y con aire en sus inmensas casas? Y si les cortan la luz, pueden irse a otro lado (tienen con qué… gracias a nosotros).

Pasaron los gobiernos desde Menem, De la Rúa, los Kirchner y ahora Macri. Creo que, salvo algún dirigente de izquierda, NADIE PROPUSO REVISAR EL CONTRATO DE LAS PRIVATIZADAS.

Mientras tanto, mientras la gente se caga de calor y tiene que tirar las cosas del freezer porque se empiezan a pudrir, mientras salen a la calle a gritar porque es lo único que pueden hacer… Mientras tanto, desde el Viernes, las tarifas de electricidad aumentan -otra vez- el 32%.

La falta de actualización ya no es una excusa. Cuando Macri termine su mandato, la energía eléctrica habrá aumentado el 3624% en cuatro años.

Más el subsidio que siguen recibiendo, como bien reflejan las facturas que llegan.

Las privatizadas ya llevan 25 AÑOS SÓLO EMITIENDO FACTURAS MÁS LOS AVISOS DE CORTE CUANDO LOS USUARIOS NO PAGAN… Y LLEVÁNDOSE LA PLATA. NUNCA MEJORARON EL SERVICIO.

A todo esto, el gobierno sigue hablando de la «dictadura» de Venezuela…

Claudio Serrentino

Foto: Lucas Schaerer