Una profesora cuenta el problema surgido con la mudanza de la escuela Rogelio Yrurtia, que a punto de trasladarse se entera que compartirán edificio con la escuela de Cerámica Nº 1. Con todo embalado, los alumnos no pueden recuperar las materias, y se enteraron de la suspensión de la mudanza a través del… fletero. Amparo judicial.

La escuela Rogelio Yrurtia enseña artes visuales, de jornada completa: a la mañana tienen la formación artística, dibujo, pintura, escultura, grabado, historia del arte. Y en el turno tarde tienen el bachillerato.

Su sede actual es en J. B. Alberdi, entre White y Homero. El edificio nuevo se construyó a 9 cuadras de allí, en J. B. Alberdi al 4100, venía pidiendo desde hace más de 10 años. Todo venía bien. Pero en Noviembre nos informan que van a mudar al mismo edificio, a la Escuela de Cerámica Nº 1 de Almagro, Bulnes y Rivadavia. La mudanza se logró frenar con un amparo judicial.

No es que somos egoístas, que no queremos que se mude, sino que tanto ellos como nosotros creemos que se merecen un nuevo edificio. Por las condiciones en las que venimos dando clase, sólo un milagro impidió que ocurrieran accidentes. Es una situación de hacinamiento, de carencias, de espacios cerrados, trabados.

Para la construcción de la nueva escuela, no estaba contemplada la incorporación de la escuela de cerámica. Cuando se hace la expropiación de los terrenos, en 2008, la Legislatura dice que es para la construcción de la escuela Rogelio Yrurtia. El nuevo edificio fue diseñado para nosotros.

Además, la escuela de cerámica tiene talleres totalmente distintos, tampoco podrían compartir los talleres, ya que se necesitan hornos, moldería, que en la escuela Yrurtia no hay. Los chicos de la escuela de cerámica deberán viajar 7 kilómetros para concurrir a clase. La respuesta de las autoridades a las familias de los alumnos fue: les vamos a dar una SUBE.

Esto fue un apuro político por parte del Ministerio de Educación: quieren amontonar pibes y docentes, quitándoles las condiciones que necesitan para enseñar y aprender, y no hacer lo que tienen que hacer, que es construir nuevas escuelas.

Es similar a lo que ocurre con las escuelas Arranz y Jorge Donn, están fusionadas hace años y ni una escuela ni la otra pueden funcionar bien.

La política del gobierno es recorte de presupuesto, de la manera que sea, poniendo en juego las condiciones necesarias para estudiar y aprender. Acá, el tema es que el presupuesto educativo baja cada año. ¿Se acuerdan  de los jardines de infantes y maternales que prometieron? Decenas de promesas, pero la realidad que vivimos dentro de las escuelas, es nefasta.

Recordemos que  la Ciudad de Buenos Aires tiene el presupuesto más alto del país, diez mil pesos por mes por habitante. Hay un negocio inmobiliario latente, ellos saben lo que valen los espacios que ocupan las escuelas.

El primer presupuesto otorgado para la construcción del nuevo edificio de la escuela, iba a salir de la venta de los terrenos de Catalinas. Año tras año se fue subejecutando el presupuesto, pese a que la Legislatura había votado la venta para la construcción de varias escuelas. Hace 10 años que estamos esperando este edificio.

Estamos siendo amenazados porque actuamos judicialmente, con llamadas telefónicas.

Nos tendríamos que haber mudado el 14 de Febrero, pero la información de que no se hacía la mudanza nos llegó a través del… fletero. Él nos comunica que desde la dirección del área le cancelaron la mudanza, este es el nivel de seriedad y de maltrato que estamos recibiendo por parte de la Dirección de Educación Artística del Ministerio de Educación.

Tenemos toda la escuela empaquetada y embalada desde Diciembre para hacer la mudanza. No podemos dar el período de orientación para que los chicos recuperen sus materias, es decir, no estamos garantizando el derecho a la educación. Así no podemos trabajar. Estamos esperando la mudanza, y la mudanza no se hace.

La Dirección de Educación Artística no brinda ninguna respuesta, no nos atienden. Cuando los funcionarios no quieren dar la cara… ya se sabe lo que pasa.

En estos días vamos a realizar distintas acciones para que los vecinos de la Comuna 10 sepan lo que estamos padeciendo. El Sr. D’ippolito, Presidente Comunal, estuvo haciendo publicidad a través del Facebook de un «Polo de las Artes», no de la escuela Rogelio Yrurtia y el nuevo edificio no es un «Polo de las Artes», sino la escuela Yrurtia.

Estamos tratando de comunicarnos con la Comuna 10 para pedirle que haga gestiones al respecto. Estamos muy complicados y necesitamos la colaboración de todos.

Mariana, Profesora de la escuela Rogelio Yrurtia, contó el problema de la mudanza al nuevo edificio, y el conflicto con el gobierno porteño, en el programa «La Bocina de Mi Barrio» (Viernes 10 a 11, FM 90.1 de Devoto).

Claudio Serrentino