A través de una recorrida por el barrio de Villa Luro, se pudo apreciar la actividad casi normal en comercios; escuelas cerradas y colectivos con su frecuencia casi habitual, pero con pocos pasajeros a bordo.

  • Hoy no adhiere al paro…? Le pregunto a la señora del kiosco.
  • ¿Qué querés, que me coman los piojos? responde ella, y se ríe.

Ese es el ambiente que se percibe en los pequeños comerciantes de la zona, y seguro que ocurrirá lo mismo por otros barrios. Por mínima que sea, una venta es una venta. Y por cómo están las cosas hoy, no se puede regalar nada. 

Una recorrida de La Bocina por la zona norte del barrio de Villa Luro, permitió observar la actividad prácticamente normal de los comercios: carnicerías, panaderías, verdulerías. corralón de materiales, ferreterías y súper chinos abiertos.

Las estaciones de servicio de Lope de Vega y Miranda, y de Lope de Vega y Juan B. Justo, atienden con normalidad.

De los emprendimientos privados, se pudo ver trabajar a los talleres mecánicos; también a algunos comercios atendiendo, pero con las persianas semi bajas.

Muy poquitos cerrados, especialmente alrededor del Hospital Velez Sarsfield. Allí, la guardia atiende y las ambulancias están prestas a responder ante alguna urgencia.

Las escuelas «Fernando Arranz» y «Jorge Donn» de Lope de Vega y Magariños Cervantes, están cerradas.

De las cuatro obras en construcción atravesadas durante esta recorrida, había obreros trabajando en tres. La única donde parecía no haber nadie era en la obra de la nueva escuela «Jorge Donn», de Lope de Vega y Murature.

Los colectivos, durante la recorrida, parecían hacer su frecuencia habitual. Los 181 iban y venían por Lope de Vega. Eso sí, con pocos pasajeros.

Sobre Juan B. Justo el panorama era similar: 34 y 166 andan, pero no hay mucha gente esperando. Al momento de llegar a la parada del metrobus -hora pico, 9.30 de la mañana- pasa un 34 hacia Palermo, van poquitos parados.

Probablemente sea porque el subte no anda, y los que vienen del conurbano hayan preferido el FFCC Sarmiento, que sí está circulando.

Claudio Serrentino

Foto: La Bocina