La legisladora Lorena Pokoik denuncia que en 2019 el gobierno porteño redujo las raciones alimentarias para los alumnos de las escuelas públicas, una medida que perjudica a los sectores más vulnerables de la Ciudad, ante la situación de crisis.

La Ciudad de Buenos Aires es uno de los distritos más ricos de la República Argentina. El jefe de gobierno Rodríguez Larreta gasta $ 10.000 por mes, por habitante. Esa cifra debería marcar que las desigualdades van disminuyendo, gracias al accionar del Estado.

Pero no.

Mientras se presentan obras faraónicas para mejorar el tránsito en la Ciudad, como el Paseo del Bajo, otras cuestiones  que mejorarían la vida cotidiana de los porteños quedan relegadas.

La urbanización de las villas, por ahora, se reduce a colocar asfalto, dos banquitos y dos farolas en un par de cuadras, por la que se paseó el jefe de gobierno. Delante de las cámaras, por supuesto.

La construcción de escuelas y hospitales donde más se los necesita se demora indefinidamente, pese a los anuncios y las promesas.

Mientras la plata sobra para las mejoras en el tránsito –incluso, hasta las resistidas por los vecinos, como el «área 30» de Villa Real-, se pretende ahorrar en otras cuestiones, que al criterio del gobierno son menos importantes.

Por ejemplo, en las viandas de comida que se reparte en las escuelas.

¿Cómo? ¿Usted tampoco lo puede creer? Pues sí: la gestión de Cambiemos en la Ciudad habría achicado el número de raciones alimentarias destinadas a las escuelas públicas.

Así lo denuncia la diputada Lorena Pokoik a través de los considerandos de un proyecto de resolución de su autoría, en el que afirma:

«si los números son los que figuran en la ley, confirmaría la reducción de cinco millones trescientos treinta mil doscientos cincuenta y nueve (5.330.259) raciones alimentarias, una caída del 6,4% en relación a las del año 2018«.

Lo cual, además de ser una medida a contramano de la crisis que viven los sectores más vulnerables, también desmiente lo afirmado por el jefe de gobierno ante la Asamblea Legislativa.

Pokoik relaciona esta medida con la reforma educativa que impulsa Rodríguez Larreta, reforma que redunda en «reducción del presupuesto educativo, caida en las partidas de infraestructura escolar, terrenos baldíos que se publicitan como escuelas construidas, reducción de la  calidad y cantidad de la comida en las escuelas, etc.»

Claudio Serrentino

Foto: Télam