La Junta de Estudios Históricos y Culturales de Villa Lugano y Villa Riachuelo, cumplió 10 años, el 30 de Mayo del corriente año 2019.

Es significativo este aniversario, a la luz que esta Junta es la tercera y la única en permanecer. Los objetivos de esta institución desde su inicio, fueron ambiciosos, considerando que nuestros barrios tenían una larga historia de postergaciones, en comparación a otros barrios de la Ciudad de Buenos Aires.

Partiendo de poner en valor lo propio, esperábamos, que quienes tienen a su cargo el poder del Estado en estos lugares, podrían verse impulsados a darle progreso a nuestros barrios. Así iniciamos nuestra tarea en el año 2008, meses antes de cumplirse el centenario de Villa Lugano, y lo celebramos aportando una revista impresa, en muy buena calidad de impresión, con una síntesis de la historia y cultura de nuestros barrios. En la misma nos presentamos como Junta Promotora para formar la Junta de Estudios Históricos, “para dejar de ser el patio de atrás de la Ciudad de Buenos Aires”.

Realmente nos propusimos profundizar en el conocimiento, registro y difusión de lo propio de los barrios de Lugano y Riachuelo. Claro que era sumamente importante entender que la “Junta” no serían unos pocos iluminados, por el contrario, los pocos o muchos que se acercaran, deberían motivar la participación y el compromiso de todos los vecinos, recorriendo y conociendo el hacer, el sentir y el querer de nuestros barrios.

Grandes espacios verdes que cuidar, muchas limitaciones en la infraestructura, mucha historia que rescatar, conocida y encontrada, pero siempre pensada para que podamos reconocernos como lugares valiosos, patrimonio e identidad, apreciada, por ser la nuestra. “Quién no sabe de dónde viene no puede saber hacia dónde va”. Así que durante estos 10 años, se realizaron una importante cantidad de propuestas, todas con el objetivo de acercar a aquellos que quisieran trabajar con el barrio y para el barrio, sin intereses personales. Muy ambicioso, y muchas veces pareció que era una utopía, tuvimos muchos que se sintieron amenazados, otros que quisieron competir, pero nosotros sólo seguíamos claramente caminando, para que “la Junta” fuera un espacio de los vecinos para los vecinos, un espacio donde encontrarse, para opinar y estudiar la problemática barrial, en forma documentada, objetiva, sumando a los vecinos, aún con aquellos que tengan objetivos partidarios o personales, juntarse, identificándonos en la tarea sin dejarnos alcanzar por los objetivos personales, individualistas o partidarios.

Muchos quedaron en el camino, sin embargo con todos procuramos que fuera un hasta luego, salvo cuestiones insalvables, como quienes trabajaban para intereses sectarios o político partidarios, ajenos y vedados por el estatuto constitutivo de la Junta. Así llegamos a este cumpleaños, que coincide con el natalicio del fundador, José Soldati.

Muchos proyectos se han concretado, ellos nos acercaron a vecinos e instituciones, pudimos trabajar juntos y sentir que era bueno, por eso en este cumpleaños no realizamos invitaciones personalizadas, sino a todos los que sintieran que han aportado a la construcción de este espacio.

Maravillados y agradecidos, ese jueves lluvioso se acercaron más de 70 personas. Todo nos permite sentir que el camino va siendo confirmado y que el espacio es aceptado, suma, reúne, convoca. La Junta de Lugano y Riachuelo quiere sumar a los vecinos que rescatan su identidad, se junten, se interesen, porque el patrimonio barrial no se cuida, sino se siente propio de los vecinos, y si no hay conciencia de su existencia. La clave es la participación y esa es la propuesta, entendiendo los tiempos que corren, pero “pensando alto, sintiendo hondo, hablando claro y nunca abandonando los sueños”, ese es nuestro lema. Ampliar la participación, y que claramente se entienda que invitamos a trabajar por nuestro barrio con el único beneficio de poder gozarlo y cuidarlo, es hablar claro.

Así nunca abandonamos el sueño de ser un espacio del barrio, por ello concretamos “Vecinos que reconocen a los vecinos”, “Un Día del Niño con historia”, “Conociendo el ADN de nuestro Barrio”, “La Noche de los Museos en la Casa de la Junta” desde 2015. Trabajos de investigación: «Un Día Mes y Año para la fundación de Villa Riachuelo”, solicitamos diseñar el escudo de Villa Riachuelo, izar las banderas de los mástiles en fechas patrias, participar con los vecinos para recuperar espacios tomados, concretar proyectos con las escuelas, Participar de Alta en el Cielo, coordinar la Mesa del Trabajo y Consenso por Lugano y Riachuelo, editar los libros “Historia de una Misionera” y «Barrio Pollito Barrio Gorrión» de Blanca Lorenzo. Coordinamos el Proyecto Discípulos del Patrimonio Intangible el Filete, de Mecenazgo Cultural. Luchamos por la recuperación de los murales de Héctor Rapisarda. Recopilamos efemérides barriales. Desde el año 2009 tenemos un programa de radio Lati2 Radiales. Entregamos, junto al Rotary Club, El Premio Norma Colombatto. Nuestra Casa es sede de talleres, hacemos teatro, y mucho más. Celebramos 10 años, dándole nombre a nuestra biblioteca, que funciona desde el año 2009 “Gianlino Pagura y Blanca Lorenzo”, y la muestra 10 Fotos 10 Años, una excelente síntesis fotográfica realizada por Enrique Ricagno. Por todo ello, y lo que seguiremos proyectando junto a vecinos, instituciones y escuelas.

Agradecemos a los vecinos, instituciones, escuelas que permanentemente nos acompañan, porque, citando a un querido colaborador, EL HACER DE TODOS TODO LO HACE.

Dra. María Beatriz Speranza
Presidente de la Junta de Estudios Históricos y Culturales
de Villa Lugano y Villa Riachuelo

Foto: Enrique Ricagno