El Consejo de la Juventud debería garantizar a los jóvenes la «igualdad real de oportunidades y el goce de sus derechos a través de acciones positivas que faciliten su integral inserción política y social». Pese a haberse creado por ley en 2005, el organismo sigue sin existir.

La Constitución de la Ciudad, en el Artículo 40º del Capítulo “Juventud”,  declara garantizar a los jóvenes «la igualdad real de oportunidades y el goce de sus derechos a través de acciones positivas que faciliten su integral inserción política y social y aseguren, mediante procedimientos directos y eficaces, su participación en las decisiones que afecten al conjunto social o a su sector; promover el acceso al empleo, vivienda, créditos y sistema de cobertura social; creando en el ámbito del Poder Ejecutivo y en las Comunas, áreas de gestión de políticas juveniles y asegura la integración de los jóvenes;  promover la creación y facilita el funcionamiento del Consejo de la Juventud, de carácter consultivo, honorario, plural e independiente de los poderes públicos».

La ley 1865, aprobada el 1º de Diciembre de 2005, crea el «Consejo de la Juventud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (C.J.C.A.B.A.), de acuerdo a lo previsto en el art. 40 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, como ente de representación de los jóvenes».

Esa ley estipula las acciones específicas y la composición del Consejo. Fue reglamentada hace 13 años, a través del decreto 898/006, del 7 de Julio de 2006.

Establece el carácter consultivo, honorario y pluralista del Consejo, que pese a todo el trabajo legislativo realizado, sigue sin funcionar 14 años después de aprobada y reglamentada la norma.

La legisladora porteña María Patricia Vischi (Evolución) realizó diversas gestiones al respecto: presentó un pedido de informes relacionado con la Ley N° 1865 sobre la creación del Consejo, en el Proyecto N° 725-D-2019 propuso la modificación de dicha ley y también, la garantía de un área comunal de gestión juvenil por cada comuna.

En mayo de este año, la Legislatura aprobó la declaración 617, a través de la cual «vería con agrado que el Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires instrumente las acciones pertinentes a fin de impulsar, promover y difundir, de acuerdo a lo establecido en la Ley N° 1865, la conformación y el funcionamiento del Consejo de la Juventud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires«.

En la declaración de la Legislatura, se resalta que «el funcionamiento pleno de instituciones que consoliden el intercambio de pensamientos y propuestas mejora las decisiones gubernamentales y la calidad democrática.

Y «que una Ciudad participativa es garante del cumplimiento de los Derechos».

Cuestiones que parecen importarle poco al gobierno porteño, dado el retraso que lleva en cumplir con la ley.

Claudio Serrentino

Foto: iglesiadesantiago.cl