Class FM cumplió 31 años. Recuerdos, imágenes y nombres que se oyeron por el 91.9 del dial.

Los que siguen a este medio, saben que la comunicación social es la pasión de mi vida. Y una parte fundamental de esa pasión, es la radio. Conocí todas y cada una de las emisoras del oeste porteño.

En una de ellas estuve muchos años, hice proyectos, amigos, me peleé (como corresponde) y me amigué (como corresponde también) con los directores, operadores y otros colegas.

Esa radio es Class FM, una de las emisoras más reconocidas de esta zona. Por presencia, por trayectoria, por ganas de estar con la vecindad.

Pasé por muchas radios, pero en Class me dieron un lugar confortable para trabajar. Sus directores prestaban atención a lo que decía. Y oyentes activos, que participan de la audición (palabra antigua que me gusta conservar). Inolvidables: Reinaldo de Monte Castro, Alicia de Villa Real, y tantos otros que nos acompañaban con su comentario, saludito, sugerencia…

En Class FM viví momentos importantes, conocí a grandes profesionales, como el extrañadísimo Fisky (conducía el muy escuchado clásico de las tardes “The Fisky Music”), compartí micrófono con amigazos como Ricardo Fragoso, Enrique Ricagno, Luis Alberto Serres, Alicia Graciela Martínez.

Invité a mis programas, a colegas de otros programas que luego fueron amigos, como Ricardo Gambino. También fui invitado a otros programas, como “La voz de los vecinos”, donde su conductor el ex concejero vecinal Silva me permitió hacerle un par de preguntas a un invitado de lujo: el Padre Luis Farinello.

En los estudios de Class FM logré que el poeta Tono Báez le leyera su poema “Floresta” a Silvia Irigaray, la mamá de Maxi. Aquella fue una de las mayores emociones de mi carrera, ya que era un anhelo de Silvia.

Class FM me marcó como laburante de la radio. Tuve el inmenso honor de vivir “en vivo” la transición de la frecuencia 102.7, a la 91.9. Mi programa “Todo El Año Es Carnaval” fue el primero que se emitió por la frecuencia actual.

Sostener una radio en el tiempo lleva mucho esfuerzo y dinero: hay que pagar sueldos de operadores, mantener equipos, actualizarlos a las nuevas tecnologías.

Por eso, el cumpleaños es una alegría para Marisa, Ezequiel -responsables de Class FM- y también para quienes alguna vez fuimos sus oyentes, productores, conductores.

¡Feliz cumpleaños a esa querida emisora!

Claudio Serrentino

Foto: Class FM