EL Lunes 15 de Julio a las 19 horas, el «Che Café» despidió a su mentor… hora aproximada que el corazón de Jorge dejó de latir, cuando había ido hacer unas compras  en el supermercado de Madero y Madrid.

Últimamente, la  salud estaba alterando la tranquila vida en su querido Café. Jorge decía: no me pasó nada… todo está bien… simplemente me hicieron unos estudios, yo estoy bien…Y sus amigos, vecinos y clientes nos enteramos de su deceso.

Nadie lo podía creer. Algunos prendieron velas en la puerta del Café, otros dejaron flores de despedida.

Lo que fue el recordado y antiguo Almacén de Plataroti, a la orilla del inundable Arroyo Maldonado, con los años se convirtió en el Che Café, un sitio que evocaba al ruido de los coches con sus viejas patentes, con sus afiches de un tiempo pasado de artistas famosos.

El lugar invita a tomarse un buen cafecito, o un café con leche con medialunas y vigilantes.

Pero el “Che Café” seguirá trabajando. Gloria, su esposa, continuará atendiéndolo. Alegría y tristeza a la vez, pero nos hace bien a todos, y también a su esposa. Pude hablar con ella y le pedí si me permitía tener acceso a las notas que le habían dejado A Jorge Luis Durán en las persianas y en la puerta, durante los días de duelo.

“Al sinónimo del CHE CAFÉ. Al amigo…que tenía siempre la opinión apropiada para la ocasión. Y que sabía…la justa de cada parroquiano…y tomaba todo con humor”.

“Al filósofo del CHE CAFÉ, al compañero de esa esquina. Al Jorge sinónimo de toda la vida…del CHE CAFÉ…
Hasta siempre Jorge, mucha luz, para ti en el nuevo plano- Cristina y Jorge 15-7-19”

“A lo largo de mi vida y conociendo gente, buena, mala, regular, intrascendente, sencilla, humilde, poderosa casi diría de toda clase. Pero algunos solo los elegidos responden a la categoría de ‘Gran Tipo’ y eso sos vos Jorge, te digo sos porque los grandes no mueren nunca, vas a estar en el recuerdo dentro del corazón de cada uno de los que te conocieron, en cada sonrisa pícara, en cada saludo cariñosos, en cada consejo sabio, en cada mirada cómplice, en cada café de vida que tenías para cada uno de nosotros. Con los años me di cuenta que te veía parecido a mi viejo, por eso hasta mis hijos aprendieron a quererte, ahora supongo que te harás cargo del café del cielo, seguro te vas a encontrar con él, con mi tío Héctor y con tantos más que compartieron la vida con vos. Acá quedate tranquilo tu legado de “Gran Tipo” va a seguir ayudándonos a varios merced a la sabiduría. Amistad y amor que nos brindaste.¡UN ABRAZO GRANDE COMO TU CORAZÓN¡ HASTA SIEMPRE. Claudio Cardoso”

Tantos momentos, tantas noches…Cuantas veces pensé en este momento y hoy llegó lamentablemente. Un refugio para mis amistades, mi familia, mis romances, mis enojos, mis alegrías y mis penas. Hoy se va más que una persona, hoy me toca despedir a un compinche, ese que siempre estuvo, ese que a pesar de nos distanciaban 50 años de vida, siempre tenía un consejo actual con la experiencia de un hombre con todas las letras. Adiós Jorge, gracias por lo que fuiste conmigo. Como diría el Gran Julio Sosa “Bien Bohemio” te recuerdo… si los ves a mis abuelos en el cielo dales un fuerte abrazo de mi parte y contales un secreto, siempre que iba al CHE CAFÉ me acordaba un poquito de ellos y eso me hacía tan bien…Te despido entre lágrimas querido Jorge, pero quedate tranquilo que la próxima gira artística va dedicada a vos. Un abrazo grande y que Dios te bendiga. Ignacio Cardoso 16-07-2019”

“Jorge: siempre lo voy a recordar como lo vi la última vez: sonriente y jodón, con esa palabra amable y cariñosa. Le prometo que voy a estar cerca de Gloria para lo que ella necesite. Hasta siempre amigo. Cristina”

“Te vamos a extrañar (Hay varios)”.

“Gracias por tantas charlas lindas. Que descanses en paz… Los 4 Hermanos”.

“Solo Gloria y vos saben lo que te apreciaba El Trinq”.

Gloria, su mujer, dijo: ¡Jorge no se imaginaba que lo querían tanto!

¡Cuantas expresiones de cariño! Vaya también mi recuerdo y mi afecto.

Susana Boragno