El Sábado 13 de Septiembre, los hipotecados por el sistema UVA de todo el país se congregaron en la Plaza de Mayo para reclamar por su situación.

Son casi las cinco de la tarde de un sábado soleado. Otros padres juegan con sus hijos en alguna plaza o parque; ellos llegaron con sus hijos a la Plaza de Mayo… pero a manifestarse.

Son esos mismos chicos que, al hacer sus primeros dibujos, ponen al papá, a la mamá… y a la casita. El hogar donde viven.

Pura inocencia que enternece a cualquiera. Menos a los funcionarios. Y a los banqueros.

La Bocina dialogó con Paula, de Hipotecados UVA-CABA, respecto de esta situación.

«No podemos pagar más nuestras hipotecas, le estamos pidiendo al Presidente una solución de fondo para el tema, porque no queremos parches electorales, que nos congelen la cuota por cuatro meses y después que no se pueda pagar«.

Tras las PASO, cuando se profundizó el problema de la nueva devaluación y de la inflación incontrolable, el gobierno nacional había difundido profusamente por los grandes medios una «solución» para los hipotecados… que implica un descuento de $ 500 en una cuota de $ 20.000.

«Tenemos que tener en claro que este subsidio no es para ayudar a los hipotecados, sino para cubrir la ganancia de los bancos. Los bancos siguen ganando, pero la diferencia la pone el Estado», aclara Paula.

«Estamos pidiendo que el Estado se haga cargo de la situación, que vayamos a una salida de fondo, definitiva, porque los créditos indexados no funcionan en la Argentina. El sistema UVA fracasó. Por eso estamos acá un sábado a la tarde, porque somos familias, no podemos venir en la semana».

El sistema UVA fue lanzado con bombos y platillos por la administración Macri.

En 2017, el presidente decía: «La inflación y las tasas de interés fijas hacían que los ingresos requeridos superaran varias veces el ingreso familiar promedio. Para muchos argentinos las cuotas exigidas eran una valla difícil de saltar, un sueño imposible. Los nuevos créditos son un antes y un después en la vida de millones de argentinos, para esas familias que hace años alquilan y que sienten que mes a mes su dinero se les va en algo que no es de ellos, que perdían la posibilidad de ahorrar y de concretar sus proyectos. Estos nuevos créditos son una herramienta para que, pagando una cuota igual o menor a un alquiler, muchas más personas puedan tener su casa; un lugar donde crecer y ser felices, donde proyectar nuevas metas y desarrollarlas con tranquilidad«.

Aquel discurso se oxidó demasiado rápido, y las familias que quizás hayan empezado pagando «una cuota igual o menor a un alquiler» ahora están padeciendo los vaivenes de la economía.

Y lo de la tranquilidad, se cambió por preocupación primero y…

«La gente que no llega a pagar la cuota se desespera, cuando dejamos de pagar la cuota, es porque antes dejamos de pagar un montón de cosas. Porque lo primero que pagás es la cuota de tu casa. Por eso decimos ‘Vivienda Sí, Negocio No’, no compramos estas casas para hacer negocio, son viviendas familiares, únicas y permanentes«, cuenta Paula.

El derecho a una vivienda digna está garantizado por la Constitución de la Nación Argentina, en el artículo 14 bis:

“El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter integral e irrenunciable. En especial la ley establecerá el acceso a la vivienda digna”, dice textualmente la Carta Magna.

«Tienen que hacerse cargo cuanto antes, la inflación de este mes será de 6%, la del mes pasado fue de 4%, vamos a tener 10% de aumento en las cuotas y el capital en dos meses… eso es muchísima plata!», se queja Paula.

Ella sacó un crédito de $ 2.100.000 hace 18 meses. Después de pagar las cuotas durante todo ese período, ahora debe… $ 4.000.000!

Con un agravante. Si Paula o cualquier otro hipotecado UVA no puede pagar, a la tercera cuota impaga el banco puede ejecutar la vivienda, sin siquiera pasar por un proceso judicial.

Cuenta Paula que a algunos hipotecados que tomaron créditos en la banca privada, ya les están llegando las intimaciones.

Los Hipotecados UVA agrupados para hacer este reclamo, suman más de 15.000, de todas las provincias del país.

En su momento, el Congreso se había ocupado del tema. El diputado Felipe Solá, presidente de la Comisión de Vivienda, impulsó un proyecto de ley para que se declare la emergencia UVA en Abril de este año.

El oficialismo se opuso, desde la Comisión de Finanzas que preside el diputado Eduardo Amadeo, y no permitió que el tema siquiera pueda tratarse.

«Estamos esperando las elecciones, hablamos con todos los sectores políticos excepto con Cambiemos, que no nos recibe; pedimos audiencia al presidente pero nunca nos contestaron, quisimos hablar con Elisa Carrió pero no nos recibió, y un diputado oficialista nos acusó de hacer negocios«, cuenta Paula.

«Sólo queremos pagar nuestras casas a través de una hipoteca justa; nosotros creímos cuando el presidente dijo que la inflación iba a ser de un dígito, y tampoco había otra posibilidad de crédito hipotecario, era la única opción para poder acceder a la vivienda propia«.

Penoso el testimonio de Paula y de los hipotecados, pero más penoso son los funcionarios que, luego de generar una gran crisis económica, además hacen oídos sordos a los reclamos de los ciudadanos, provocados por los resultados de sus malas políticas.

Claudio Serrentino

Foto: Twitter Hipotecados UVA CABA