El Domingo 29 de Septiembre, la feligresía católica del barrio de Floresta celebró el primer siglo de la llegada de los Santos Cosme y Damián a la Parroquia “Nuestra Señora de la Candelaria”.

Los fieles se congregaron alrededor del templo desde temprano, mientras degustaban un choripan o compraban una rifa con interesantes premios (el más importante: una moto).

Parte de la tradición era la música italiana en la fiesta de San Cosme y San Damián. En el centenario, no podía faltar la banda Bonifatese.

A través de un concurso, se eligió el logo alusivo al centenario, que fue colocado al costado de una de las entradas al templo. Tras su descubrimiento, el autor se fundió en un emocionado abrazo con el Padre Julio Mendiguren.

A las 15, las imágenes de San Cosme y San Damián se asomaron al exterior de la capilla, y los pañuelos se agitaron. Primera en el camino, iba la imagen de la Virgen de la Candelaria, escoltada por el Regimiento de Patricios.

La procesión recorrió varias calles del barrio, y los pañuelos volvían a flamear ante el paso de los Santos. La banda de la Policía Federal recibió a la caravana con música.

A su regreso, el presidente del Club La Floresta, Arnaldo Miranda, le entregó una plaqueta recordatoria al Padre Julio.

Luego fue la misa, con gran presencia de fieles. Y la Fiesta Popular, donde se lucieron el Coro Kennedy, Rockola Golden Rock y Leo Caprara

Claudio Serrentino

Fotos: La Bocina