El 18 de Diciembre, el vicejefe de gobierno Diego Santilli visitó el Club Mitre. Entre los acostumbrados reclamos de veredas rotas y arbolado, varios vecinos preguntaron por el futuro del ex Preventorio Rocca. Anticipo sobre un nuevo sistema de ventanilla exclusiva para jubilados.

Cada vez que viene alguna autoridad del gobierno porteño al barrio, se repiten los reclamos. Que ya reclamé varias veces, pero la vereda sigue rota. Que no podaron el árbol. Que hace falta un semáforo.

Con integrantes de la Junta Comunal 10 presentes, no hubiera hecho falta la visita de Santilli, ya que son ellos quienes debieran dar respuesta a esos reclamos.

Sin embargo, ahí están, repitiendo la escena: vecinos reiterando la reiteración, Santilli pidiéndole a la Juntista que anote, y la Juntista anotando. 

¿Habrá respuestas concretas a esos pedidos? Algunos son más inquietantes que otros, por ejemplo, los vecinos de Monte Castro –Jonte y Calderón de la Barca- que se quejan porque todos los meses están tres o cuatro días sin luz.

Otra que no quiere que las empresas de cable pasen el cableado por su propiedad.

Otra señora cuenta que «el hospital Rocca es el único de rehabilitación en capital y el conurbano, cuenta con apenas 85 camas y además, no tiene morgue. El otro día falleció una persona».

El centro comercial de la avenida Avellaneda y el desastre que ocasiona cotidianamente, también fue planteado en la reunión.

Santilli anota, anota y anota. También hace anotar a sus asesores y/o Juntistas. Una señora, a su izquierda, es especialista en salud. Luego de planteado el problema del hospital Rocca, no respondió nada.

Tras la larguísima tanda de preguntas… Santilli arrancó con una genérica sobre derechos y obligaciones de los ciudadanos, y las diferencias entre los porteños y los madrileños. Luego, respondió sobre algunas cuestiones puntuales. No todas.

La que más se esperaba en el Club Mitre era sobre el futuro de la manzana donde funcionó el Preventorio Rocca, entre las calles Segurola, Juan Agustín García, Sanabria y Elpidio González.

Santilli dijo textualmente: «El Rocca está en tratamiento en la Legislatura, en la Comisión de Planeamiento Urbano. Nosotros vamos a construir un preventorio modelo, no acá, en otro barrio. Vamos a vender los tres que hay, pero además poniendo como condición que el 65% sea espacio verde, y el 35% a la altura del barrio. Después puede ser una escuela, no está resuelto. Depende de la necesidad de vacantes.

No significa que esté cerrado lo que vamos a hacer, no significa que se vaya a vender. El 65 va a ser plaza, el otro 35 puede ser centro de salud, o un edificio a la altura de lo que el Código determina, no una torre, está claro?

También puede ser el CGP, estamos analizando qué es lo que vamos a hacer».

Lo de la nueva sede comunal es otra promesa en el aire. La sede de Bacacay 3968 no tiene el espacio que la Comuna 10 necesita para brindar atención adecuada a los vecinos, y esto se sabe desde la mismísima inauguración, en 2007.

Durante la gestión anterior, se había hablado de construirla en la manzana de la ex Pepsi, pero ese proyecto se cayó, o se perdió en algún cajón.

El asunto es QUIÉN DEFINIRÁ EL FUTURO DEL EX PREVENTORIO ROCCA. ¿Lo discutirán con los vecinos, o será como acostumbra esta gestión, en una oficina del centro?

La especialista en salud dió un adelanto: «Para el año próximo, hay un proyecto de ventanilla exclusiva para la tercera edad. Los adultos mayores van mucho más al hospital que cualquier otro grupo etario, y además sufren enfermedades crónicas que no pueden estar esperando. En todos los hospitales de agudos va a haber un sistema de atención especial para la tercera edad.

El 147 ustedes saben que hoy está funcionando, que tiene deficiencias pero hay que acostumbrarse a usar el 147 para sacar turnos.

El otro tema importantes es que para que haya más turnos en los hospitales, tienen que ir al centro de salud y contar con un médico de cabecera; entonces, van a ir menos al hospital, porque el CESAC es mucho más accesible, pueden tener una relación con su médico muchísimo más amigable y oportuna.

Desde el CESAC pueden sacarle turno a un especialista, para que ustedes no tengan que ir al hospital a tramitarle el turno. Todo esto va a estar organizado mucho mejor el año que viene».

Ciertamente, la especialista acertó con las deficiencias del 147. La mayoría de los vecinos que planteó cuestiones en la reunión, concurrieron a reclamarle a Santilli, luego de llamar al 147 y no encontrar respuestas.

Claudio Serrentino

Foto: La Bocina