A 18 años, una muestra fotográfica permitió revisitar aquellos días en que Floresta se enardeció por el triple asesinato de los «Pibes de Floresta». Misa en La Candelaria.

Organizado por la Asamblea de Floresta, se realizó una muestra de fotos periodísticas de aquellos difíciles días de fines de 2001.

Cuando el barrio se indignó primero, y se movilizó después, para reclamar justicia por los Pibes de Floresta: Adrián Matassa, Maximiliano Tasca y Cristian Gómez.

En la Plaza del Corralón estuvo Silvia Irigaray, la mamá de Maxi, que dirigió la palabra y recibió un presente. Mabel, de la Asamblea, dijo que «los recordamos celebrando la vida».

Estuvieron presentes Gustavo Lesbegueris, ex defensor adjunto del Pueblo, que acompañó a los familiares de las víctimas. Y el comunero Fernando Moya.

Más tarde, en la Parroquia «Nuestra Señora de la Candelaria» se realizó una misa. En un ámbito distinto, el concepto fue similar.

El padre Julio Mendiguren recordó que en esa semana, la fe católica conmemora la Sagrada Familia. Y relacionó aquel pasaje bíblico con lo ocurrido en Floresta.

«Y aquellos tristes momentos vividos, hoy nos dejaron a las Madres del Dolor, que acompañan a otras personas que pasan por situaciones similares a las que pasaron ellas. El amor nos une», dijo Julio.

Sobre el final de la ceremonia religiosa, Silvia fue saludada y abrazada por muchos de quienes presenciaron la misa.

Claudio Serrentino

Fotos: La Bocina y Facebook Gustavo Pane