El vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, no dijo la verdad sobre el futuro del ex preventorio Rocca cuando vino al club Mitre. Una publicación del Boletín Oficial lo desmiente.

El 18 de Diciembre pasado, Diego Santilli realizó una de las reuniones con vecinos en el Club Mitre. 

Allí, la mayor preocupación de los vecinos era el futuro del ex preventorio Rocca, un predio que en su momento fue donado por la familia Rocca para un fin específico. 

En esa ocasión, el vicejefe de gobierno dijo textualmente:

«El Rocca está en tratamiento en la Legislatura, en la Comisión de Planeamiento Urbano. Nosotros vamos a construir un preventorio modelo, no acá, en otro barrio. Vamos a vender los tres que hay, pero además poniendo como condición que el 65% sea espacio verde, y el 35% a la altura del barrio. Después puede ser una escuela, no está resuelto. Depende de la necesidad de vacantes.

No significa que esté cerrado lo que vamos a hacer, no significa que se vaya a vender. El 65 va a ser plaza, el otro 35 puede ser centro de salud, o un edificio a la altura de lo que el Código determina, no una torre, está claro?

También puede ser el CGP, estamos analizando qué es lo que vamos a hacer».

Lo cierto es que Santilli mintió (si sabía) o ignoraba que en el Boletín Oficial del 7 de Enero de 2020, se publicó «en aprobación inicial» una ley aprobada el 5 de Diciembre pasado (es decir, 13 días antes de la visita de Santilli al Mitre) con la mayoría de Vamos Juntos en la Legislatura.

Esa norma define:

«Desaféctanse del dominio público, decláranse innecesarios para la gestión del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y dispóngase la enajenación de los inmuebles sitos en: Pte. J. D. Perón 2048 (Parcela 4, Manzana 59, Sección 9, Circunscripción 11 PM Nº 205515), Curapaligüe 727 (Manzana 24, Sección 42, Circunscripción 5), y Av. Segurola 1651, (Manzana 9, Sección 79, Circunscripción 15 PM Nº 263.613), todos ellos pertenecientes al dominio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires».

Y si son innecesarios, ¿cuál será el destino del ex Rocca? La respuesta viene en el párrafo siguiente:

«A tal efecto el Poder Ejecutivo podrá establecer pagos parciales y/o diferidos y las modalidades de venta, de conformidad con el interés público comprometido. Asimismo, el Poder Ejecutivo podrá evaluar las ofertas de conformidad con el valor presente, entendiéndose el “valor presente“ como el valor actual de un monto de dinero que será cancelado en el futuro, en uno o más pagos«. 

Es decir: no sólo se podrá vender la manzana donde estuvo el ex Preventorio Rocca, sino que se podrá vender… ¡¡¡en cuotas!!!

El futuro del predio rodeado por las calles Segurola, Juan Agustín García, Sanabria y Elpidio González está definido en el artículo 7:

«Apruébanse las normas urbanísticas consignadas en el Anexo II de la presente Ley, e incorpóranse al Anexo II del Código Urbanístico, en «Áreas Especiales Individualizadas»: 5. «Urbanizaciones Determinadas», inciso 5.7 «Urbanizaciones Determinadas Especificas» Nº (a designar) – Conjunto Segurola, y el Plano U Nº (a designar) – Conjunto Segurola al Anexo III Atlas del Código Urbanístico, que como Anexo II forman parte integrante de la presente».

Es en el Anexo II donde se define concretamente el futuro de esa manzana. 

«Área Edificable: Se podrá ocupar hasta el 60% de la superficie de la manzana sobre rasante., y con Los subsuelos de estacionamiento bajo rasante pueden ocupar, la totalidad de la superficie de la manzana, y realizando las obras de ralentización cuando corresponda».

Especifica la «Capacidad Constructiva Máxima: 45.000m2».

En el punto 8, define lo que será dedicado a «Configuración de los Espacios Libres: El 40% de la superficie de la manzana se destinará a espacio libre de acceso público. En dicha superficie podrán localizarse las expansiones de los usos comerciales y de servicios localizados en la planta baja de los edificios, y deberá garantizarse la libre circulación peatonal».

Es decir: 60% edificios, 40% espacio público, cuando Santilli había prometido a los vecinos 35% edificios y 65% espacio público.

Una duda que quedará en el anecdotario de los embustes públicos, es: al momento de enfrentar a los vecinos en el Club Mitre, ¿el vicejefe estaba al tanto de todo, o simplemente no sabía qué se había aprobado en la Legislatura?

En cualquiera de los dos casos, es una falta de respeto gravísima. Los funcionarios públicos tienen la OBLIGACIÓN de brindar información veraz a los ciudadanos.

(se adjuntan la ley y el anexo publicados en el Boletín Oficial N° 5774).

Claudio Serrentino

Foto: DG Prensa Legislatura