En el día del barrio de Monte Castro, muchos vecinos se acercaron al club Defensores de Cervantes para donar sangre.

Los bancos de sangre están secos, debido a las pandemias que acechan a los habitantes de Buenos Aires. Especialistas calculan que la donación de sangre se encuentra un 40 por ciento debajo del promedio, en medio de la cuarentena por la pandemia de coronavirus.

Pero cuando hay voluntades que se juntan, los números pueden mejorar.

Y hace apenas dos semanas atrás, cuatro instituciones de voluntarios decidieron encarar la difícil tarea de convocar a nuevos dadores.

¡Y salió muy bien! Lo cual es un gran aliciente, un salvavidas, en medio del océano de malas noticias que todos los días inundan a los porteños.

Acudieron 33 personas a donar (4 no pudieron por cuestiones de salud), «un récord, si se tiene en cuenta que cuando convoca a donar el Garrahan -con todo lo que eso significa- suelen acercarse alrededor de 30 personas«, cuenta Lucía Wajsman, de Cardiocongénitas y la Comisión de Salud del Consejo Consultivo.

Claro, esto no ocurrió con el respaldo mediático que puede conseguir ese hospital. La convocatoria se realizó mediante redes sociales y medios barriales.

Organizaron el evento Fundación Hemocentro de Buenos Aires (proveyó equipo y profesionales para recolectar la sangre), el Club Defensores de Cervantes (que puso su sede para que acudan los donantes), Bomberos Voluntarios de la Comuna 10 (realizaron la sanitización de las instalaciones, antes y después de las donaciones, desinfectaban manos y calzado de las personas que ingresaban y controlaban que se cumplieran los protocolos de distancia), la Comisión de Salud del Consejo Consultivo Comunal 10 (difundió a través de redes sociales y medios barriales) y Cardiocongénitas Argentina (realizó la organización general).

«Vino mucha gente del barrio, se acercó a donar un grupo de cooperadores de las escuelas de la zona, como la Monte Castro, la 35, la 27″, cuenta Lucía.

Claudio Serrentino

Foto: Cardiocongénitas Argentina