El vicejefe de Gobierno porteño a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad, Diego Santilli, y el jefe de la Policía de la Ciudad, Gabriel Berard se reunieron con tres vecinos que fueron víctimas de ilícitos y gracias al Anillo Digital se detuvo a los delincuentes.

El encuentro tuvo lugar en el pórtico ubicado en el Puente Victorino de la Plaza, en Barracas, sobre la margen norte del Riachuelo, uno de los límites de la Ciudad.

“Para nosotros es muy importante coordinar la actitud y la fuerza policial conjuntamente con la tecnología. Tenemos una policía con actitud, vecinos que llaman y confían en el 911 y una tecnología que nos permite hacer seguimientos de vehículos de personas que cometen delitos”, sostuvo Santilli.

El vicejefe de Gobierno resaltó la labor de la División Anillo Digital en la detención de un remisero que intentó abordar a una pasajera y abusar de ella y a los dueños de un auto robado que fue localizado gracias a los lectores de patente y localizado en la provincia de Buenos Aires.

El primer caso fue hace unas semanas cuando una mujer al abordar un vehículo de alquiler sufrió un hecho de abuso deshonesto de parte del chofer. La víctima llamó a su pareja, quien a su vez denunció el caso al 911 y tras la emisión de la alerta temprana, el conductor finalmente fue detenido al ser detectado el auto por uno de los pórticos ubicados sobre la avenida General Paz.

El otro caso fue un robo de un auto que tras realizar la denuncia al 911 del hecho también fue ubicado por uno de los pórticos en los límites de la Ciudad, y perseguido hasta la localidad bonaerense de Lomas del Mirador, donde fueron detenidos cuatro integrantes de la banda y recuperado el vehículo.

Hoy todo vehículo robado o que fue partícipe de un hecho delictivo y su patente es individualizada se carga en el sistema de alerta temprana de la Policía de la Ciudad. Del mismo modo cuando se denuncia el robo de un auto en el 911 en menos de dos minutos pasa a estar en la lista de vehículos buscados y por eso es detectado por el Anillo Digital.

“De lo que se trata –agregó Santilli- es trabajar en conjunto y pedirle a la gente que llame al 911 que nosotros vamos a estar, con la tecnología articulando y monitoreando todos los vehículos que entran y salen, leyendo todas las patentes y con las cámaras haciendo seguimiento de la persona que está siendo víctima de un delito”.

Por su parte, Berard destacó la coordinación entre la “tecnología y el accionar policial que se da con el funcionamiento de los pórticos del Anillo Digital” y señaló que en estos casos “a partir de que los damnificados llamaron al 911, en este caso por el robo de un vehículo y un abuso deshonesto, nos pusieron en alerta, lo cual nos permitió establecer dónde estaban esos vehículos y lograr que estas personas estén detenidas”.

Fuente y foto: Prensa GCABA