Somos un grupo que recorre, todos los lunes las comunas 9 y 10 (Floresta, Villa Luro, Mataderos, Monte Castro, Liniers, Versalles, Parque Avellaneda…), colaborando con personas en situación de calle.

Les llevamos una vianda, artículos de higiene personal, ropa, etc.

También los ayudamos con trámites.

Pero lo más importante es el vínculo que tejemos con ellos.

Rompiendo esa invisibilidad que los cubre.

Cocinamos en nuestras cocinas con las donaciones que conseguimos, y salimos con nuestros autos.
Vemos a más de 100 vecinos en calle. Además de aproximadamente 50 Hotelados, la mayoría familias.

Les compartimos este relato de una vecina que visitabámos en la calle,para que nos conozcan un poco más…

Me sentí una persona
(Un relato, en primera persona)

El Domingo 17 de Noviembre de 2019 fue el peor día de mi vida. Ese dia quede con mi perro Pétalos en la calle. Desesperada fui a pedir ayuda al santuario de San Cayetano, hacía 4 días que no comíamos y no sabía que hacer…

El cura mandó que llamen al BAP para que fuera a un parador, pero debía abandonar a mi perro…
Lloraba desesperada,una señora se acercó a mí y me dijo:- no llores bonita, quedate conmigo, me ofreció un mate. Se llama Olguita. Otra señora que había ido a misa, me trajo uns bolsa de alimento para Pétalos. Ya eran las 8 de la noche, me fui con Olguita a metros del santuario, me acosté en el suelo, y llorré abrazada a Pétalos, toda la noche.

A la mañana, bien temprano, Olguita fue a buscar agua caliente (que siempre nos cobraron $20 ¡Es increíble que, sabiendo que vivimos en la calle, hasta el agua caliente nos cobren!) y tomamos mate. Luego me senté en el atrio hasta la noche, que cerró. Ese día era feriado. Lunes.

El comedor del servicio social estaba cerrado. Cruzé la calle a la puerta de una santeria en calle Cuzco, elegí ese lugar porque tenía rejas para atar a Pétalos y descansar las manos.

Tenía miedo, hambre… ¡Mucha hambre! Y estaba muy angustiada. Al rato paro un coche. Y ahí los conocí. Bajaron con comida calentita ,no me olvido más… Chorizo a la pumarola con un panquequito de dulce de leche, una botella de jugo de naranja, me dieron contención emocional, jabón, desodorante, papel higiénico y toallitas femeninas.

Fue tan fuerte lo que sentí… Me sentí acompañada, comprendida, escuchada, me sentí «una persona»!!

No faltaron un solo lunes. Siempre les decía ¡LA MEJOR COMIDA DE LA SEMANA!
Recalco ¡No faltaron un sólo Lunes! Porque en Enero y Febrero no hay comedor comunitario, y SÓLO COMÍAMOS LOS LUNES GRACIAS A USTEDES. El resto de la semana…sólo mate y a veces…pan. Bromeábamos diciendo estamos «a un pan»,de convertirnos en palomas.

Viví muchas cosas lindas, gente amiga, un par de hijos postizos, un apodo «La Mami»… También muchas cosas horribles. Patadas mientras dormía, a mí y a mi perro. Humillaciones, como cuando fuí a pedir el informe de calle para hacer el subsidio habitacional y la asistente social me dijo que tenía un perro imaginario.El informe de calle, me lo consiguieron ustedes. SU ASISTENTE SOCIAL FUE AL SANTUARIO, ME ENTREVISTÓ Y ME HICIERON EL INFORME.

Lamentablemente, no pude conseguir el presupuesto y alquilé gracias al IFE. Ahora, tratando de ver como genero algún ingreso para mantener mi techo. También robos. Desde una frazada, hasta la bicicleta de mi hijo, bajo amenazas a mi persona.

Lo más fuerte fue una madrugada, que después de una pelea de pareja y en estado de consumo, alguien prendió fuego su ranchada y a escasos 30 cm de un fuego tremendo, dormía un chico de 19 años, a quien quiero como un hijo. Yo dormía en un banco de plaza enfrente, y me despertaron las explosiones. Una agente de tránsito me dijo:- hay un cuerpo en un colchón al lado, era Fede que dormía profundamente después de haber consumido pastillas. Por milagro no se calcinó.

Poder salir de la calle fue muy fuerte. Recuperar la dignidad de hacer tus necesidades sentada en un baño, sin miedo ni vergüenza de que te vean. Bañarte cuantas veces quieras. Tomar mate sin tener que pagar el agua. Dormir sin miedo. Mirar tele.

Cosas que cuesta explicar.

Y cuesta mucho el día a día, pero ustedes siguen estando con nosotros y eso es impagable.

Gracias SER CON VOS POR ESTAR SIEMPRE.

Ser con Vos