Mientras crece el escándalo por los vacunados VIP en el Ministerio de Salud de la Nación, poco y nada se dice de lo que ocurre en Buenos Aires, donde prepagas y obras sociales también montan sus propios vacunatorios para “privilegiados”.

El Lunes 22 de Febrero, con el vacunagate ocupando el lugar central de las noticias, pasó casi desapercibida la conferencia de prensa del titular de Salud de la Ciudad, Fernán Quirós.

En un alarde de “transparencia”, el ministro mostró placas donde detalla las vacunas recibidas, y sus destinatarios, “personal de primera línea” y “personal de salud”, del cual todavía falta vacunar a la mitad.

Pero en esa placa nada se dice sobre una cuestión que se supo el fin de semana: Hugo Moyano, presidente de la Obra social de Camioneros, su esposa y su hijo de 20 años, fueron vacunados en el Sanatorio Antártida.

Como toda explicación, el sindicalista dijo: «estoy vacunado porque soy el presidente de dos obras sociales y por la edad que tengo», intentando mimetizarse entre el personal de salud.

Ningún medio fue a preguntarle a Rodríguez Larreta o a Quirós por esta cuestión. “no nos parece que haya que salir a explicar nada sobre el proceso de vacunación en la Ciudad», declaró a La Nación “un estrecho colaborador del jefe de gobierno”.

Y efectivamente, la Ciudad no explica nada. O peor, hace que explica. En la citada conferencia de prensa, la dichosa placa no dice cuántas vacunas fueron a las obras sociales y prepagas.

De hecho, en el dichoso formulario que registra a los que quieren vacunarse, advierte:

En la placa que presentó el ministro de Salud, no figura ni una sola vacuna cedida a las obras sociales. Sin embargo, Moyano se vacunó. Pero no fue el único: socios del Hospital Alemán también, como lo demuestra esta captura de página.

¿Y cuál será el criterio para priorizar a los vacunados en cada prepaga? ¿Vacunarán primero a los de los planes más caros? ¿O a los directivos y sus familias, como en el caso de Moyano?

Es decir que el gobierno porteño priorizó a los que tienen prepaga, por sobre el resto de los porteños que no tienen, ya que según informa el Hospital Alemán, hay convenios firmados entre el Estado y las privadas.

Concretamente, un vacunatorio VIP como el de Ginés. La única diferencia es que en la Ciudad, tenés que tener paga la última cuota.

Claudio Serrentino

Imágenes: buenosaires.gob.ar, hospitalaleman.org.ar