Inauguran relieves que recuerdan a los desaparecidos del Corralón

Los trabajadores desaparecidos del Corralón de Floresta volverán a ocupar su lugar sobre la avenida Gaona, gracias a un trabajo de María Claudia Martínez. También se realizará un mural participativo. El Sábado 19 será el acto inaugural.

Las siluetas de Mauricio Silva, Ernesto Sanmartino y Julio Goitía estuvieron durante muchos años en las antiguas paredes del Corralón de Floresta. Las figuras ayudaban a tomar conciencia del horror ocurrido detrás de esas paredes (para saber más, aquí).

El trabajo de investigación de la Asamblea de Floresta logró visibilizar ese drama. Este año, la misión es recuperar esas siluetas, y reponerlas sobre la avenida Gaona. 

La escultora María Claudia Martínez cuenta que elevaron un proyecto a la Junta Comunal, para que «se involucre, y el Día del Barrendero sea reconocido de interés Comunal«.

María Claudia recuerda que recrear las siluetas, fue una proupesta de Miguel «Pato» Yanson, durante el homenaje realizado el año pasado vía zoom, por la pandemia.

Miguel trabajaba en el Corralón con Mauricio, Ernesto y Julio. «Cómo no tomar la idea de alguien tan cercano, tan querido, y que contó cosas tan conmovedoras de lo que pasó en el Corralón en los ’70», dice la escultora, que también es coautora del monumento a los Pibes de Floresta.

María Claudia resalta la importancia de la primera obra, realizada conjuntamente entre artistas y vecinos, apenas recuperado el Corralón para el barrio: «aquellas siluetas motivaron que se acercaran otros trabajadores, y familiares de los desaparecidos, que se conmovieron mucho cuando vieron los nombres en las paredes. Quiere decir que una intervención artística puede tener ese poder de recuperar la memoria».

Sobre la obra, Martínez resalta: «no quería hacer unas siluetas tipo stencil, quería involucrarme más con el retrato. El rostro, la mirada me conmueve, y me convoca a realizarlo. Así que tomé las fotos, todo lo que más pude, e hice estos relieves en chapa, que son corpóreos, de una medida bastante importante, son cabezas de 60 centímetros de alto por 40 de ancho. Era importante que jugara una carta más fuerte desde mi lugar de artista, que no hiciera algo así nomás, algo sencillo. Más allá de las reglamentaciones, me juego, porque el arte tiene que salir, salir, y salir a la calle. Haciéndolos más corpóreos, y con una mirada más directa al espectador, también podían ser conmovidos esos vecines que están desprevenidos, y que van a la plaza solamente a recrearse, y que de pronto se encuentren con este tema, también es importante, porque este tema lo tenemos que reflexionar entre todes».

«Cuando la obra vale, permanece más allá de los gobiernos, como el monumento a los Pibes y el mural, que también fue respetado. Creo que cuando la obra de arte comunica fuertemente un mensaje, esto conmueve a todos los corazones. En esto confiamos», afirma María Claudia.

Sobre la elaboración de la obra, explica: «es como capas de arcilla que se van superponiendo, pero en lugar de arcilla, son capas de chapa, que le van dando volumen y generan el relieve, porque quería que tuvieran más cuerpo, más presencia esas personas. Porque han sido borradas, entonces quería traerlas de nuevo. Esa es mi motivación, muy simbólica».

La idea es colocar las siluetas a la izquierda de la entrada principal, con una plaqueta que explique quiénes fueron.

El sábado 19 de Junio por la mañana, el grupo Fileteadores del Conurbano empezarán a pintar el mural comunitario participativo en la Casona Histórica del Corralón. La Asamblea de Floresta invitan a participar a todos los que se quieran sumar.

Ese mismo día, a las 15, está prevista la inauguración de las siluetas de María Claudia Martínez, en la entrada del Corralón.

Claudio Serrentino

Foto: María Claudia Martínez

 

 

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar