VILLA LURO. Del nudo ferroviario a las «calles románticas»

Villa Luro es un Barrio primo hermano de Versalles. Nacieron juntos el 1° de Diciembre de 1911, cuando empezó a circular el “Trencito de Versalles” o “Trencito de Villa Lluro”. Con buen criterio se declaró a ese día, el Día del Barrio de Villa Luro.

Opino que también debería ser el Día del Barrio de Versalles, porque fue el comienzo del Ramal que empezó a traer y llevar a los vecinos.

Pero volvamos al Barrio que estamos recordando, donde hay muchas cosas para destacar.

Su emplazamiento está ubicado en tierras que pertenecieron a tres suertes de chacras: Las Huérfanas, Letamendi y Monte Castro. Antes que se federalizara la Ciudad, pertenecían al Partido de San José de Flores. Se recuerda a la “Granja Nacional”, sitio de reunión de los lecheros, donde jugaban a la taba, a los naipes, etc. Era un establecimiento de los hermanos Costa, que a partir de 1888 funcionaba como una Lechería y Mantequería, elaborándose también quesos, un adelanto para la época.

En todos estos parajes, existieron los hornos de ladrillos, y ranchitos ocupados por los primitivos pobladores que conseguían trabajo en los Talleres Ferroviarios, en los mataderos, también ocupados en las quintas de verduras y hortalizas que abastecían a la ciudad. Con el tiempo empezaron los remates.

Villa Luro, nudo ferroviario

Fue un nudo ferroviario destacado, que comenzó cuando en 1857/8 empezó a circular el primer tren de capitales argentinos que se había inaugurado el 29 de Agosto de 1857, el Ferrocarril Oeste. El tendido pasaba por el lugar camino a Liniers, Morón, Moreno, Luján, Mercedes, etc.

En el año 1891, cuando se levantó el Tren de la Basura (1873) que iba desde la cercanía de la Estación Once al Riachuelo, se lo reemplazó por el Tren (1891) que venía desde la Estación Haedo haciendo un desvío a la altura de Villa Luro, camino al Riachuelo, en la Estación Ing. Brian. Era un tren carguero, que cruzaba los campos sembrados de alfalfa y los tambos de la zona. Después del levantamiento del ramal, (1951) por ese trazado se construyó la Av. Perito Moreno.

Un desvío del Ferrocarril Oeste ,a la altura de lo que hoy es Villa Luro, cruzaba las tierras de Pedro Olegario Luro -que le dio el nombre al Barrio- también las de Domingo Olivera que fue el origen del Barrio Parque Avellaneda.

En 1909 se inaugura el empalme que hizo el Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico BAP al Ferrocarril Oeste. Se lo conoció como Ramal Sáenz Peña- Villa Luro. En el último tramo, circulaba entre las calles Ruiz de los Llanos e Irigoyen (el servicio se levantó en 1938).

Y en 1911 se inaugura el Ramal Villa Luro – Versalles, que le dio origen a estos dos Barrios. En los comienzos, el tren iba directo de Versalles a Once. Paraba primeramente en un lugar que no es el actual, se llamaba el “Cajón”, estaba muy cercano a la entrada de los Talleres Villa Luro- Liniers.

Desde 1914 se había pensado su electrificación, pero la Primera Guerra Mundial detuvo el avance de las obras por falta de insumos. En los Talleres Ferroviarios de Villa Luro se hicieron los trabajos para concretarla. Previamente, el trazado del Trencito a Versalles se utilizó para que los maquinistas se conviertan en motorman.

La inauguración del electrificado fue el 30 de Julio de 1923, los festejos fueron dentro de los Talleres de Villa Luro. Estuvo el presidente de la República, Marcelo Torcuato de Alvear. Fue un día histórico. A partir de ese momento, los pasajeros del Trencito tuvieron que hacer el trasbordo para tomar el tren troncal. El Trencito a Versalles dejó de funcionar el 4 de octubre de 1952, (por esas cosas que se dice “fue el progreso”).

Repetimos: Villa Luro fue un nudo importante ferroviario. Si uno camina la zona con ojos de buen observador, puede encontrar las cicatrices de estos ramales. Recordamos que en la década del ‘90 hubo un período que los trenes dejaron de parar en la Estación Villa Luro, pero por el accionar de los vecinos, volvieron a la normalidad.

Hay que destacar que estuvieron los Talleres Ferroviarios Liniers- Villa Luro. Llegaron a trabajar más de 5.000 obreros. Toda línea ferroviaria necesita contar con los talleres de reparación y restauración para un buen servicio. Están desde 1904 y vinieron desde Tolosa, La Plata, con población que fue haciéndose la “casita” con la ayuda del ferrocarril. Ya no funcionan como tal, pero se ha logrado que no se construyeran viviendas,que le haría perder su característica de espacio ferroviario, que tanto contribuyó al desarrollo de la zona.

El Arroyo Maldonado

Otra vinculación con el Barrio de Versalles fue el Arroyo Maldonado. Se compartieron los graves momentos de las inundaciones. Se comenzó a entubar en 1928, desde el Río de la Plata hacia el interior. Las obras se detuvieron por los dos ramales que lo cruzaban a la altura de Irigoyen. Ya el ramal Sáenz Peña -Villa Luro había dejado de circular, era un servicio a vapor que había perdido vigencia. Pero el Trencito funcionaba a todo ritmo. Hubo un peligro de levantarlo, pero se salvó. A esa altura, un tiempo antes se había construído un canal aliviador del Arroyo Maldonado, que desaguaba en el Arroyo Cildañez.

Es un túnel que corre por debajo de la calle Ruiz de los Llanos, cruza los terrenos ferroviarios y las vías del Ferrocarril Oeste (112 metros), atraviesan la cloaca máxima de la Av. Rivadavia y los desagües pluviales y continúa por la calle Basualdo. Es un conducto de 5,80 de diámetro y la pared es de 0,50 mts. La empresa que realizó las obras es la conocida GEOPE. Comenzó el 24 de Junio de 1937 con la apertura de la zanjas. Las obras se terminan después de 433 días, cuando se llegó a la cámara de confluencia con el Arroyo Cildañez, en el Barrio de Mataderos. Fue una obra de gran envergadura, que alivió los desbordes de las aguas de lluvias en el Maldonado, perjudicando a la zona que desaguaba, que sigue funcionando.

Límites del Barrio de Villa Luro

Los límites del Barrio están dados por la Av. Juan B. Alberdi, Medina, Av., del Corro, un tramo de la Av. Juan B. Justo, Av. Lope de Vega hasta la Av. Jonte, Irigoyen, dobla por Yerbal, Sáenz Valiente, Albariño, Emilio Castro y Escalada.

Buena parte de la superficie del Barrio le correspondían al doctor Pedro Olegario Luro, quien las vende en el año 1910 al Ferrocarril Oeste los terrenos para instalar un apeadero a la altura de la calle Cortina, llamado “El Cajón”. El 1° de Diciembre de 1911 recibió el nombre de Villa Luro.

El Fortín de Villa Luro

El Fortín de Villa Luro, en Basualdo y Ulrico Schmidl.

En el Barrio se desarrolló una institución que hoy sigue acompañando, el Club Vélez Sarsfield. El Club se fundó en el túnel de la Estación Vélez Sarsfield (actual Estación Floresta). Fue un 1° de Enero de 1910.

Después armaron los arcos en Ensenada, Juan B. Alberdi, Mariano Acosta y Convención. Con el tiempo, se trasladaron a la Quinta de Figallo, Tapalqué entre Escalada y Chascomús.Más tarde fueron a Cortina, Bacacay, Victor Hugo, todavía sin abrir la calle y el Arroyo Maldonado (1914), cerca de la Estación Villa Luro. De ahí pasaron a Basualdo, Ulrico Schmidl , Guardia Nacional y Pizarro. Allí funcionó la cancha entre 1924 y 1941. Una placa recuerda su paso. Esa manzana luego fue rematada en Mayo de 1943 por el rematador Bravo Barros. Hubo muchas idas y venidas, hasta que en 1939 las oficinas de las Tierras del Oeste invitaba a las autoridades del Club a pasar por la gerencia a la brevedad posible. Existía la posibilidad de obtener un terreno en Barragán y Gaona donde se solía formar una laguna, la historia continúa con la cancha actual, en el arrio de Liniers. Estos fueron brevemente los pasos del Fortín de Villa Luro- Vélez Sarsfield.

Sus Plazas y Sus Calles

El Barrio cuenta con varias plazas y plazoletas: Plaza Ejército de los Andes, inaugurada en 1939. Sus calles son Albariños, Av. Rivadavia, Corvalán y Ramón Falcón.

La Plazoleta Arana, ubicada en Cortina, Av. Rivadavia, Irigoyen que fue frecuentada por el escritor Robert Arlt. Hace pocos años, en un espacio libre que había quedado con la construcción de la autopista, se construyó la Placita que recuerda al historiador Hugo Corradi. Participé en los trámites municipales para su concreción y recuerdo que La Bocina estuvo presente en la inauguración.

Otra plazoleta, la Vicente Bellini donde se encuentra la bella escultura “La Cautiva”, obra de un vecino Santiago Chierico. Su familia vino de Tolosa junto a otros ferroviarios. En el lado norte, está la plaza llamada Derechos del Hombre en Av. Juan B. Justo, Magariños Cervantes, Cortina e Irigoyen, inaugurada el 16 de Diciembre de 1940. Cruzando Cortina, está el Centro de Rehabilitación del Lisiado “M Tutzo de Bonifacio” de una manzana de extensión. Cruzando Juan B. Justo en diagonal, está la Plazoleta Prof. Ernesto Nelson, ubicada en las calles Virgilio, General Cesar Díaz y la Av. Juan B. Justo. Recientemente se denominó Plazoleta Alberto Castillo, conocido cantante popular de tango, nacido en las cercanías, está comprendida en las Av. Emilio Castro, Leopardi y Escalada.

Sus calles están pobladas de nombres de poetas como Victor Hugo, Moliere, Virgilio. Byron, Lope de Vega, Dante, Calderón de la Barca, Cervantes y músicos como Donizetti, Mozart, entre otras. El Emblema del Barrio de Villa Luro, creación de Jorge Iuorno, evoca al “Barrio de las Calles Románticas de Bs. As.”

Las parroquias

La parroquia San Gabriel Arcángel, Av. Rivadavia -patrono de los radiotelecomunicadores- su párroco es un vecino de la Zona, el Padre Santagada, una familia arraigada en la zona.

Otra parroquia es la Corpus Domini en Albariño 266. Se encuentra en su interior, en el altar mayor, parte del retablo que había pertenecido a la Iglesia de San Nicolás de Bari que estaba en la actual Plaza de la República, donde está el Obelisco. La iglesia fue demolida para dar paso a la Av. 9 de Julio y la Av. Corrientes.

Parroquia San Francisco Solano, ubicada en Zelada 4771, lugar donde fue asesinado el Padre Carlos Mujica.
Un templo muy importante es la Parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en Irigoyen 1185. Cuenta con una importante escuela donde concurren muchos alumnos de la zona.

Las escuelas

Villa Luro cuenta con varias escuelas primarias, y también de nivel medio. La Escuela N° 1, “Profesor Jose Onaindia”. La N° 6 Carlos Guido y Spano; N°7 “Recuerdos de Provincia”; N°7 “República Árabe de Egipto”; N°8 “Base Aérea Vicecomodoro Marambio”; N° 12 “Prof. Ramón Gené”. Escuelas Nivel Medias: Comercio N° 30 “Dr. Gascón”. También hay escuelas privadas.

Los vecinos

Por suerte, hay muchos escritos que cuentan como se formó el barrio, cuando fueron llegando los vecinos y pusieron sus negocios. Fue un barrio tranquilo, propio de vecinos de bien llevar. Según la geografía barrial, las casas tenían sus jardines en el frente, sus gallineros en el fondo con las conocidas ponedoras y los gallos que anunciaban el despertar de cada día, sus jaulas de pájaros. El barrio se pobló de gente modesta al decir de un antiguo y conocido vecino; José Juan Bianchi (década del 20), “españoles e italianos que convivían sin celarse como ocurría en los sainetes en boga… la población era feliz, joven, emprendedora…los vendedores ambulantes pregonaban su mercadería”.

Eran todas casas amplias, bajas, con buenos terrenos. Se respiraba aire puro, tenía buenos medios de transportes como el ferrocarril, el tranvía 1 y 2, algunos colectivos.

El boom inmobiliario

Los años fueron pasando, la gente fue envejeciendo y se empezaron a vender esas espaciosas casas. Empresas constructoras o desarrolladoras cuyos corazones latían diferentes, fueron silenciosamente comprando las propiedades y empezaron a construir departamentos de altura, sin que nadie lo tomara en cuenta.

El Diario La Nación, del 19 de Abril de 2012, titulaba: “La justicia limita las obras en Villa Luro, fue en respuesta al accionar de los vecinos ante la Justicia”.

Las nuevas edificaciones alteraron su horizonte parejo de casas bajas y empezaron a emerger estos edificios, que cuando se fueron ocupando, colapsaron las cloacas, los desagües, la electricidad. La zona, caracterizada por ser un área residencial tranquila de casas bajas, experimentó una notoria mutación fisonómica donde el barrio ganó altura y le permitió recibir vecinos de otros barrios atraídos por los sistemas de transportes accesibles. Se siguen construyendo porque tiene los proyectos aprobados por la Municipalidad. Hay edificios de categoría, obras con buenos diseños de arquitectos. Ofrecen cocheras fijas, SUM, gimnasio, solárium, sector de parrillas y laundry, etc. Ya no se puede volver atrás. Llegaron los boliches, los cafés. Y entonces Villa Luro fue perdiendo la categoría de barrio tranquilo, vecinal, hoy invita a recorrer los nuevos y variados negocios. Así es el progreso!!!

Villa Luro tuvo y tiene quien le escriba. A través de los años muchos fueron dejando sus impresiones y opiniones que contribuyen a conocerlo un poco más. Están y estuvieron los periódicos como “El Gorrión de Villa Luro”, “A los Cuatro Vientos”,” Mirando al Oeste”. Libros como “Villa Luro. Bosquejos del veinte y tantos” de José Juan Bianchi; “Villa Luro, a medio siglo de distancia” y “Villa Luro a medio siglo de distancia tomo II” ambos de Clotilde Estefanía;” Villa Luro” , “Los Históricos” de Gabriel Guereta, “Boletín de la Junta de Estudios Históricos de Villa Luro en el mes del Centenario” (1911/2011). BARRIO MEDIO HERMANO: FELIZ CUMPLE VILLA LURO!!! l

Susana Boragno
FOTOS: revistas “Mirando Al Oeste”, La Bocina