El legislador que lee La Bocina

En 2019, cuando el Ejecutivo porteño presentó su proyecto de presupuesto, La Bocina se propuso comparar el dinero que gasta Buenos Aires, con lo que invierte una ciudad europea donde todo brilla y está en su lugar. Al azar, se eligió Madrid.

La cuenta dio resultados asombrosos: el Estado porteño cuenta con un presupuesto casi cuatro veces mayor al madrilista. Y sin embargo, con muchos menos recursos, las prestaciones que reciben los europeos, son de mayor calidad que los sudamericanos.

Tres años después de aquella nota, el legislador porteño Matías Barroetaveña cae en la cuenta de semejante diferencia, y lo plasmó en un documento que reprodujo el diario Página/12.

El estudio del legislador detalla que “el presupuesto por habitante de la Ciudad de Buenos Aireas es significativamente mayor que el de los distritos más poblados del país. El presupuesto en dólares per cápita, en tanto, es más alto que el de importantes ciudades de la región y hasta de Europa, como Madrid o Barcelona”.

 «El presupuesto per cápita con el que cuenta el Gobierno de Larreta es 19,12 veces superior al de La Matanza, su municipio preferido a la hora de realizar comparaciones en calidad de vida», agrega el informe.

 Según el análisis de Barroetaveña, los recursos también tienen «una posición privilegiada teniendo un presupuesto en dólares mayor al de ciudades como Barcelona, Bogotá y Madrid». dividido por kilómetro cuadrado «es 1,14 veces superior al de Barcelona, 2,91 al de Roma y 3,40 al de Madrid». En Latinoamérica, los 2.842 dólares per cápita de CABA superan también a los de San Pablo y Ciudad de México, por ejemplo, que cuentan con algo más de 1.200 por habitante. 

Es bueno que Barroetaveña “homenajee” a este medio, aún sin citarlo. Lo insólito, a estas alturas, es por qué no se les ocurrió indagar entre estos números a los integrantes de la oposición, que desde hace 14 años se quejan porque “al PRO en la Capital no hay con qué darle”.

Sí hay con qué darle: simplemente hay que ponerse a trabajar, a estudiar cómo hacerlo mejor, a proyectar una ciudad participativa e inclusiva EN SERIO, a recoger datos y hacer comparaciones.

Eso es lo que hizo Barroetaveña, y no hicieron otros en todos estos años, quienes prefirieron quedarse en la queja, a investigar.

Claudio Serrentino

Imagen: pagina12.com.ar

También te puede interesar