Preservativo femenino: mayoritaria aceptación en jóvenes

Una investigación impulsada por la Coordinación Salud Sexual, VIH e ITS del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires revela altos niveles de aceptación en el uso del preservativo vaginal. Surge del estudio que este método ofrece a las mujeres mayor autonomía en el cuidado durante las relaciones sexuales, ya que su colocación depende exclusivamente de ellas.

Estos resultados dan sustento empírico a las iniciativas que, en la Ciudad de Buenos Aires, otras jurisdicciones y a nivel nacional, buscan sumar esta alternativa a la canasta de insumos preventivos que se dispensan gratuitamente.

Como respuesta a las demandas de jóvenes que consultan los servicios de salud porteños, a la luz del creciente movimiento de mujeres organizadas y como parte de una futura ampliación de la oferta preventiva, la Coordinación Salud Sexual, VIH e ITS realizó durante 2020 y 2021 una investigación para evaluar los niveles de aceptabilidad del preservativo femenino vaginal entre las mujeres del área metropolitana de Buenos Aires.

En asociación con un grupo de organizaciones de la sociedad civil y con la cooperación técnico-financiera del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el estudio –cuyo desarrollo se vio modificado por el contexto de pandemia de COVID-19– convocó a una centena de mujeres que participaron de talleres informativos, experimentaron el uso del preservativo vaginal en las relaciones sexuales y respondieron encuestas y entrevistas en profundidad.

Los resultados del anasisis permitieron identificar una alta aceptación del preservativo femenino/vaginal (PF/V): el 80% lo volvería a usar. Si bien el 68% refirió dificultades en la primera práctica de colocación, cuando posteriormente lo usaron en relaciones sexuales, este porcentaje se redujo al 36%. Al momento de valorar la experiencia de uso, el 67% de las participantes la calificó como buena o muy buena y el 62% definió como cómodo o muy cómodo el uso del PF/V en las relaciones sexuales.

El 97% manifestó que su pareja sexual aceptó su uso y el 96% lo recomendaría. Finalmente, el 98% consideró que el PF/V debe ser incorporado en la política pública.

Fuente y foto: Prensa GCABA

También te puede interesar